Caso Turcumán
Miércoles 07 de Agosto de 2019

La Corte de Justicia ratificó la condena de Moya y descartó que haya actuado por legítima defensa

Luego de que la defensa presentara un pedido de revisión del fallo por Homicidio atenuado por causas extraordinarias, el Máximo Tribunal sanjuanino le dio la razón a la Sala III. Además, le negaron la prisión domiciliaria.

/// Por María Eugenia Vega
Aunque Claudia Antonella Moya tenía esperanzas de que la Corte de Justicia podía tener en cuenta varios puntos que fueron pasados por alto en el juicio que celebraron en su contra, hace exactamente un año, no tuvo buenas noticias este miércoles. El Máximo Tribunal ratificó la condena de 15 años de prisión para la mujer que mató de dos puñaladas a su esposo Alfredo Turcumán.


Leé: El amor de Moya y su nuevo marido del penal


Hace exactamente un año, la sala III de la Cámara Penal había condenado a la joven a 15 años de prisión por Homicidio Agravado Atenuado por Circunstancias Extraordinarias, sin poner en consideración algunos puntos que luego fueron remarcados en el recurso de Casación. Esos puntos tenían que ver con la perspectiva de género, que se planteaba en aquel entonces, por la condición de embarazo que cursaba la acusada y porque era víctima de violencia.


Pese a los esfuerzos de la defensa de Moya, que estuvo a cargo de Carlos Reiloba y de la intervención de Zapata, quien presentó la Casación al ser subrogante de Reiloba, la joven deberá cumplir la totalidad del monto de la pena señalado por Ernesto Kerman, Maximiliano Blejman y Eugenio Barbera.



Además, la Corte le negó la prisión domiciliaria por haber sido madre adentro de la Cárcel, ya que su hija no vive con ella, sino que está bajo la tutela de su familia. En tanto, el defensor Carlos Reiloba le dijo a sanjuan8.com que estudiará los fundamentos de la resolución emitida por la Corte, para tomar la decisión de dirigirse o no a la competencia federal, ya que la presentación de ese recurso es muy acotado.


Lo que pasaba en el juicio hace un año


Los primeros en tomar la palabra fueron los fiscales. Ambos se tomaron su tiempo para mostrar el arduo trabajo que realizaron para analizar la veintena de testimonios que desfilaron ante los jueces Eugenio Barbera, Maximiliano Blejman y Ernesto Kerman.




En este sentido y tomando la palabra, la fiscal que acompañó el proceso, Claudia Salica, manifestó: "Hemos escuchado la versión de Moya. Ella manifestó que fueron al psiquiatra, dijo que lo habían medicado con clonazepam, pero no fue así. Agregó que agarró el cuchillo para asustarlo y que se le fue encima, pero no manifestó cómo se le fue encima. Moya manifestó que le mintió al 911, a los médicos y a la familia, sobre lo que había pasado para estar cerca de su marido.




Ella no estableció cómo estaba el cuchillo. Esta versión la dio después de haber hablado con Del Giúdice (médico psiquiatra). Entonces, fue moldeando la estrategia defensiva mientras iba escuchando la prueba. Moya dijo que le asestó un puntazo y fueron tres. Si ella hubiese dicho la verdad sobre la gravedad del hecho, el médico no se hubiera demorado una hora en llegar".




En tanto, Mallea remató: "Me remito al informe de psicología donde concluyen que no tiene perturbación patológicas ni ideas delirantes, pero que sí infirió carencias afectivas que pudo metabolizar recursos para enfrentarlas. Más concretamente dijo que es una persona buena y sana mentalmente. Lo que lleva a afirmar a esta Fiscalía que la señora tuvo conciencia plena de lo que hizo el día del hecho. El homicidio quedó probado. Entre tanta coincidencia de testimonios ¿Hubo confabulación entre testigos? Si todos dan cuenta de las agresiones de Moya. Hay testigos que son conducentes y determinantes, sus exparejas. Ruarte, Olmedo y Guevara (amante)". Finalmente, lanzó: "Acá hubo un homicidio agravado por el vínculo con dolo directo. Un puntazo letal en zona vital".




Comentarios