San Juan 8 > Ovación > Atlético Tucumán

Atlético Tucumán ganó y recuperó la punta de la Liga Profesional

El Decano derrotó por 2-1 a Platense y está de nuevo en la cima, a la espera de que este jueves Boca no derrote a Gimnasia y Esgrima de La Plata.

No podía ser sin emoción. Atlético Tucumán le ganaba a Platense desde el primer minuto de juego pero los nervios y el cansancio le jugaron en contra y terminó sufriendo hasta el final contra un rival que en el PT lo había empatado en un ataque aislado y en el final estuvo cerca de lograr 2-2 más por empuje que por fútbol. Pero lo más importante es que el equipo de Lucas Pusineri logró el objetivo de sumar los tres puntos y volvió a ser el líder de la Liga Profesional al menos hasta este jueves, cuando Boca visite a Gimnasia La Plata.

Por acciones como las que sucedieron este miércoles en Tucumán el prestigioso periodista Dante Panzeri calificó al fútbol como “dinámica de lo impensado”. Porque desde el gol prematuro de Carrera hasta el final del partido los hechos más decisivos se produjeron en los momentos menos previsibles.

Te puede interesar...

Atlético salió a la cancha con la pesada obligación de ganar para volver a la punta del campeonato y se sacó esa mochila en su primera llegada al área rival, con un preciso derechazo de Carrera. El 1-0 liberó al local, que se adueñó del control del juego y avanzaba con comodidad hacia una diferencia mayor. Sin embargo, la defensa se durmió en un centro bajo sin potencia y sufrió el golpe de un empate que en ese momento parecía imposible porque Lampe apenas había tenido trabajo con los pies.

La euforia inicial de los más de 30.000 fanas tucumanos se transformó en un tenso silencio, incertidumbre y preocupación. No sólo por el resultado sino porque los motores del equipo se apagaron: Carrera perdió dinámica y verticalidad porque empezó a sentir molestias físicas, Pereyra se quedó como lamentándose que su espectacular tiro libre, casi idéntico al de Juanfer Quintero contra Argentinos , reventó el travesaño y no se metió en el ángulo como el del 10 de River. Y Coronel se desconectó del circuito ofensivo a pesar de que nunca dejó de tirar diagonales y picar al vacío.

Esa tregua aumentó la confianza (o comodidad) de Platense y eso lo traicionó, porque el Decano metió una contra letal y se fue al descanso 2-1 arriba con un golazo de Coronel.

En el segundo tiempo Pusineri priorizó el orden defensivo, el despliegue físico y la simpleza en el juego para que el equipo no padezca otra recaída y termine la noche en la cima del campeonato bajo la lunita tucumana. Y con la ilusión de que el Lobo ejecute su versión más feroz en La Boca para bajar al candidato natural al título en esta instancia.

Pusineri no sólo afronta este decisivo duelo con una fuerte carga emocional, ya que además de ser hincha de Platense terminó su carrera como futbolista en el Calamar, pero la posibilidad de hacer historia en el Decano es mucho más importante para el DT que su vínculo afectivo con el club de Vicente López.

Platense llega a Tucumán con una racha adversa de tres fechas sin ganar y necesita volver a sumar para acercarse al objetivo de mantenerse en Primera.

FUENTE: Olé