San Juan 8 > Policiales

Ocho presos huyeron de una comisaría luego de hacer un boquete

Eran 25 internos en total los que había en las celdas de la seccional rosarina, que se encuentra en reformas edilicias. Había tres policías de guardia. Difundieron fotos de los prófugos. 

 Embed      
Los evadidos (1).
Los evadidos (1).
 Embed      
Los evadidos (2).
Los evadidos (2).

"Decile a tu marido que no sea boludo y se entregue. ¿A dónde va a ir con la infección que tiene en el brazo? Nosotros nos preocupamos para que tuviera los medicamentos y que lo atendieran bien y el tipo se piró". Sin tapujos, en una conversación informal, un policía desencantando hablaba ayer al mediodía con la compañera de uno de los 8 evadidos en la comisaría 24ª. La seccional de Granadero Baigorria hace tres semanas está en obras por refacción edilicia y durante la madrugada de ayer los evadidos ganaron un patio interno en el que violentaron una doble reja con una sierra y huyeron haciendo un boquete en una endeble pared. Había 25 presos en un penal apto para sólo ocho detenidos.

Te puede interesar...

La investigación de la evasión quedó en manos del fiscal de Flagrancia Rodrigo Urruticoechea, quien libró una orden de detención a la Policía de Investigaciones (PDI) para los fugados. Desde la Secretaría de Control de las Fuerzas de Seguridad de la provincia se comisionó a efectivos de Asuntos Internos para que realizaran pericias de planimetría, el secuestro del libro de guardia y entrevistas a los tres efectivos que estaban en la comisaría la hora de la evasión además de los 17 internos que se quedaron en el penal.

Los detenidos fueron identificados como Gonzalo Rodrigo Acuña, de 30 años, acusado de tentativa de robo, robo calificado y lesiones graves; Alexis Damián Cartazo, de 34, robo calificado; Cipriano Mendoza, de 33, tentativa de robo; Sebastián Roberto Najas, de 29, tentativa de robo calificado a disposición del Juzgado de Sentencia 8; Gastón Noguera, de 23, tentativa de robo y lesiones; Alexis Ezequiel Obregón, de 19, encubrimiento robo calificado y lesiones; Jeremías Gonzalo Paulazzo, de 33, robo calificado y privación ilegítima de la libertad; David Daniel Piscioni, de 24, condenado por tentativa de robo calificado y a disposición del Juzgado de Ejecución Penal.

Reformas en contra. La comisaría de Baigorria tiene varios antecedentes de fugas masivas. La última se dio la tarde del 15 de diciembre de 2014 cuando el calor asfixiaba y 10 presos se fugaron tras violentar una puerta con candado y abrir un boquete en una pared por la cual ganaron la calle. Por esos antecedentes, entre otros, hace tres semanas que la seccional de Moreno 160, en Granadero Baigorria, está siendo refaccionada. La vieja guardia de la seccional, su cocina y algunas galerías fueron demolidas. En pie quedaron la parte delantera del edificio en la que se instalaron las oficinas de los jefes y la guardia, y el penal con su patio enrejado quedó atrás del predio. Entre un punto y otro hay unos 40 metros de galerías a medio derruir y escombros.

"Hace tres semanas que se está pidiendo que saquen a los detenidos de la comisaría porque así como se fugaron se podría haber derrumbado una pared", comentó amargamente ayer uno de los policías que trabajan en la 24ª.

Siempre según voceros de la causa, la fuga fue detectada a las 8 de la mañana de ayer cuando se hizo el recuento de detenidos. El anterior conteo se había realizado a las 20 y durante la noche en la comisaría quedaron tres efectivos, ya que un cuarto no se presentó a trabajar por problemas personales.

La versión oficial indicó que los reos ganaron un patio interno contiguo al penal que tenía como techo un doble enrejado. Con una sierra cortaron un cuadrado de 40x40 centímetros y se arrastraron entre el cerramiento de rejas. Cuando estuvieron al lado de una precaria estructura de soporte de un tanque de agua —una pared de 15 centímetros arruinada por la humedad—, a patadas hicieron un boquete de 30x30 centímetros por el que huyeron. Luego, ya en los techos, se descolgaron a las viviendas vecinas, donde nadie escuchó ruidos extraños. "Durante la noche nosotros no escuchamos nada raro", explicó una de las encargadas del geriátrico San Pedro, ubicado detrás de la seccional y con salida por calle Rivadavia, edificio que una vez fue utilizado por otros evadidos de la 24ª.

Pedimos traslados. "Es todo muy frustrante porque hace tres semanas que reclamamos que se retiraran los presos y ahora los que quedamos como unos inútiles somos nosotros, los policías. Los albañiles estaban todo el día con el martillo neumático y vibraba todo. Por fortuna no hubo un derrumbe", reflexionó un vigilante de la 24ª. La investigación del fiscal Urruticoechea está en una etapa preliminar y por el momento no se adoptaron medidas disciplinarias contra los efectivos de guardia la noche de lunes a martes en la seccional de Granadero Baigorria.