San Juan 8 > Mundo > Piscina

Derrumbe en Miami: sospechan que la piscina tiene algo que ver con el colapso

Un informe había advertido hace tres años que había una mala construcción en la pileta, no drenaba bien, filtraba agua y que eso había causado daños estructurales a la torre.

A la 1.15 de la madrugada del jueves, Sara Nir escuchó un estruendo y vio que parte del estacionamiento de planta baja y del deck de la pileta se había derrumbado en el garage subterráneo. Ella y dos de sus hijos que estaban en su departamento del Champlain Towers en Miami huyeron del edificio y lograron sobrevivir a la catástrofe. Ahora Sara es testigo de lo que puede ser una pieza vital para entender las causas del derrumbe.

La pileta de natación. Todo el país apunta a ese rectángulo que supo ser de agua celeste, donde las familias del complejo de Surfside solían disfrutar de un rato de descanso en la soleada Miami. Un informe ya había advertido hace tres años que el deck de baldosas antideslizantes que rodeaba la piscina estaba mal construido, no drenaba bien, filtraba agua hacia el garage de abajo y que eso había causado “daños estructurales” al edificio que terminó derrumbándose en la madrugada del jueves pasado.

Te puede interesar...

Pero ahora apareció una testigo que profundiza esa teoría porque vio cómo la piscina y el estacionamiento de abajo colapsaban segundos antes del derrumbe.

El diario The Washington Post publicó este miércoles un análisis minucioso de fotos de las ruinas y el video de la caída de la torre sur del complejo. Habló con decenas de expertos y también obtuvo el relato de Sara, residente de lugar.

La tragedia ha causado hasta ahora 18 muertos -dos menores de 4 y 10 años- y más de un centenar de desaparecidos, entre ellos 9 argentinos. Las tareas de rescate siguen 24 horas sin pausa, pero avanzan lentamente por la apretada disposición de los escombros, por el riesgo de explosiones y por la lluvia. Ayer se identificó a otro de los fallecidos, Hilda Noriega, una mujer de 92 años que pensaba mudarse pronto de su departamento del 6to piso.

Mientras el dolor de los familiares arrecia, continúan los cuestionamientos sobre las causas de la tragedia. El sábado se supo que en 2018, un informe realizado para el Condado de Surfside por el ingeniero Frank Morabito había advertido que existía un “daño estructural grave” en el área de la pileta. Señalaba que el deck, cubierto con unas baldosas antideslizantes, estaba construido de manera plana y por eso, además de unos enormes canteros de cemento, el agua no drenaba bien. Además, por fallas de impermeabilización, el líquido se filtraba a la losa de hormigón y esta hacia el garage de abajo, dañando las columnas.

Los testimonios

Jean Wodnicki, el presidente del condominio les dijo a los dueños en abril de este año que los daños en el garage habían “empeorado significativamente”. El edificio, construido en 1981, estaba en un proceso de recertificación, un trámite que se hace cada 40 años. Pero se estaban haciendo reparaciones en el techo, no en la pileta ni en el estacionamiento.

Es posible que la investigación sobre el derrumbe lleve muchos meses y, como resaltaron tres ingenieros consultados días pasados por Clarín, puede que no se producto de una sola causa. Pero Allyn E. Kilsheimer, una experimentada ingeniera contratada por Surfside para investigar el colapso, le dijo al Post que esa falla en la pileta podría haber desencadenado una catástrofe más amplia.

“Existe la posibilidad de que parte de la zona de la pileta cayera primero y luego arrastrara el centro del edificio con ella, y eso hizo que se derrumbara”, dijo Kilsheimer. “Y luego, una vez que el centro del edificio se derrumbó, el número dos, entonces el resto del edificio no supo cómo mantenerse de pie y se cayó también, el número tres”.

La mayoría de la docena de expertos entrevistados para el artículo del Post, incluidos nueve ingenieros estructurales, estuvo de acuerdo en que el colapso parecía haber sido originado por una falla en los niveles más bajos del edificio o en el estacionamiento debajo de él. En imágenes de los escombros, cuatro expertos vieron indicios de una falla en la que losas de hormigón que conforman los pisos de un edificio se desprenden de las columnas de soporte de la estructura.

Los expertos señalaron que esa catástrofe es extraordinaria para un edificio de 40 años de antigüedad y asombra a los ingenieros. Joe DiPompeo, presidente del Instituto de Ingeniería Estructural de la Sociedad Americana de Ingenieros Civiles dijo que "tiene que haber una secuencia muy específica de eventos que de alguna manera evadió todos los dispositivos de seguridad del código y todo lo demás.”

Sara Nir, una residente del complejo, le dijo al Post que, poco antes de la 1 de la madrugada, notó fuertes ruidos de "golpes" que ella asumió que fueron causados por trabajos de construcción. Alrededor de la 1:14 escuchó un ruido que pensó que sonaba como una pared que se estrellaba, y salió de su departamento, que está a nivel del suelo, para quejarse a un guardia de seguridad en el lobby.

Ella estimó que aproximadamente un minuto más tarde, mientras estaba en el vestíbulo, escuchó un gran ruido como de una explosión y vio que parte del estacionamiento a nivel de la superficie y del deck de la pileta se había derrumbado en el estacionamiento subterráneo. Ella y dos de sus hijos que estaban en casa en ese momento huyeron del edificio.

El hijo de Nir llamó al 911 a la 1:19 a.m., un registro que quedó en su teléfono y, un minuto después, un empleado de Miami-Dade County Fire and Rescue pidió un móvil para responder a una alarma en el edificio, según muestra el audio. De acuerdo con el audio adicional de Emergencias, el edificio se derrumbó entre la 1:24 y la 1:25 a.m. mientras el Vehículo 76 estaba en camino.

El relato de Nir coincide con el de Mike Stratton, al Miami Herald, que dijo que estaba hablando con su esposa Cassie esa noche y ella le dijo que podía ver un agujero en la zona de la pileta desde el balcón de su departamento en el cuarto piso. Mientras estaban hablando, la línea se cortó y ella figura entre los desaparecidos.

"Si estos dos relatos son realmente indicios de que el área del deck de la piscina colapsó primero, entonces el deterioro por filtraciones y el consiguiente daño de losas podrían ser coherentes con esto”, dijo el ingeniero Glenn Bell, director de Informes Colaborativos para Estructuras Más Seguras, quien advirtió que no se deben llegar a conclusiones precipitadas y que la investigación tomaría tiempo.

La ingeniera Kilsheimer dijo que la corrosión causada por el agua que entró dentro de la losa podría haber causado su colapso. “Si una parte suficiente del acero de refuerzo estaba 100 por ciento oxidado, eso podría ser algo que lo hiciera posible”, dijo.

Los investigadores también examinarán el suelo bajo el edificio para comprobar si un colapso o falla de los cimientos pudo causar el desastre. Un estudio académico publicado el año pasado reveló que el edificio parecía haberse hundido milímetros durante la década del 90. También se busca si había materiales de calidad inferior o mano de obra deficiente durante la construcción del edificio.