San Juan 8 > Ovación

Divididos por una pasión

María Carolina y Martín son pareja en la vida, pero cuando se juega el clásico no hay amor que los una. Acá la historia.

Claudio Cáplan

ovacion@unosantafe.com.ar

Te puede interesar...

María Carolina Carrizo tiene 35 años y desde los 10 años es socia de Colón y su número de carné es 126727. Su pareja, amigo y todo en la vida es Martín Ponce, de 38 años, y ya desde el vamos de la entrevista marcó la cancha con su pareja: “ Yo socio desde la cuna y mi número de carné es 156213… no como otros”, fue el primer detonante de como viven un clásico una pareja que a la hora de hablar de un clásico no hay amor que los calme. Así viven Martín y Charo la pasión del fúbol.

Arrancó el ida y vuelta

Obviamente que la primera pregunta de Ovación, se cayó de madura y es como comparten un día cuando juegan los equipos de sus amores, sobre todo teniendo en cuenta que también por la tarde atienden el local: Despensa y Kiosko Charo.

“La verdad que por momentos se hace difícil no hablar de fútbol, o que aparezca una cargadita ya sea de uno o del otro porque es inevitable, así fue que en el comienzo de la relación mis amigos me decían que como podía aguantar a semejante raza p…, ni ellos podían creer como estábamos juntos porque somos muy fanáticos los dos”, contó Martín.

A lo que Charo no se quedó atrás y retrucó: “Mirá, cuando nos conocimos en los primeros meses estaba todo bien, pero con el correr del tiempo y siempre con respeto se escapaba alguna que otra palabra. Imaginate que ahora sigue al basquet de Unión…”. Siendo fuerte la última frase de María Carolina, apuntando al presente del Tate en el Torneo Final 2013, de fútbol.

La previa de un clásico

Desde la vuelta de Unión a primera, se jugaron 3 clásicos y los días previos al gran derby de la ciudad, se torna para esta pareja de santafesinos muy especial, viviendo todo muy pasional.

“No hablamos con mi mujer cuando falta poco para el partido porque siempre terminamos mal, aunque nos escuchamos todas las radios, sobre todo La Red y compramos el UNO. El día del partido cada uno hace la suya, con amigos y por su lado… y eso de cada uno hacía la suya se notó en el partido que empatamos 2-2 en nuestra cancha, que nos anularon mal el tercer gol, cuando llegué a casa tenía la puerta trabada desde adentro porque estaba “muerta y escondida”, la que se dice tan hincha del equipo del Sur… y así son algunos, bombardeó Martín a su concubina… (risas).

A pesar del tiro al corazón de Martín, Charo optó por ser mesurada, aunque nos contó como es un día después de un clásico en la despensa: “Las veces que me callé con algunos clientes que son Tates, pero porque no podes decir nada… no sabés como termina la cosa (risas), además no me gustar que me carguen, aunque todos caían a comprar porrones y yo chita la boca, pero como el último fue nuestro muchos no aparecieron”, apuntó la Sabalera.

Y en la última parte, el mensaje para éste Unión- Colón fue claro de los dos: “Que sea un clásico sin líos, que todos disfruten y que sea con gente, porque es la fiesta de Santa Fe, así que rogamos porque sea todo en paz”, firmaron: Martín y Charo.