"
San Juan 8 > A un click > dientes

Qué alimentos dañan la dentadura

Los caramelos con azúcar generalmente son percibidos como productos que producen caries en los dientes. Sin embargo, desde la investigación en odontología se sabe que los caramelos no son los únicos que pueden afectar la salud bucal si no se adopta un cepillado diario y otras medidas de prevención. Qué se consume cada día y con qué frecuencia puede influir en el desarrollo de las caries a cualquier edad.

El dolor de muelas repentino o el dolor que se produce sin causa aparente, la sensibilidad en los dientes, el dolor leve a agudo cuando se come o bebe algo dulce, caliente o frío, las cavidades visibles en los dientes, el manchado marrón, negro o blanco en cualquier superficie de un diente, o el dolor cuando se muerde pueden ser síntomas de la presencia de caries en los dientes, y debe ser motivo de la consulta con un profesional de la odontología.

“Las caries son el resultado de la desmineralización del esmalte de los dientes y se producen por diferentes factores”, explicó a Infobae, Andrea Verónica Ríos, jefa de odontología del Hospital Posadas de Argentina. Los alimentos y las bebidas con diferentes hidratos de carbono son metabolizados por las bacterias que hay en la boca de las personas y pueden contribuir a que se produzcan caries”, agregó.

Te puede interesar...

Aunque técnicamente los alimentos y las bebidas pueden provocar caries, no todos los alimentos o bebidas causan el mismo daño, y algunas personas son más susceptibles de sufrir caries que otras. Para la especialista hay que tener en cuenta la composición de los productos y la frecuencia en que se los consume.

Es clave saber que en el interior de la boca viven más de 700 especies de bacterias. Algunas de esas bacterias son útiles para el organismo y otras perjudiciales. Las bacterias dañinas son las descomponen los azúcares de los alimentos y las bebidas y los convierten en ácidos. Con el paso del tiempo, estos ácidos pueden extraer minerales esenciales de los dientes y contribuir al desarrollo de las caries.

Además, si no se hace una buena limpieza diaria, las bacterias pueden formar una película blanda o placa en la superficie de los dientes. “Ahora se le llama biofilm y antes se le decía placa bacteriana. Lo importante es hacer el cepillado al menos 4 veces por día con un dentífrico con flúor y buches, que ayuden a prevenir o barrer con ese biofilm que se forma en las caras de los dientes”, afirmó Ríos. Cuando hay placa, se crea un entorno ideal para que proliferen aún más bacterias. Si la placa dental crece y se endurece lo suficiente, puede convertirse en sarro, que también puede irritar las encías y causar gingivitis.

Los alimentos y las bebidas tienen diferentes niveles de impacto en relación a las caries. Los alimentos con un alto contenido de azúcar agregado, como las papas fritas, las gaseosas, las tortas, los dulces, los postres congelados, las golosinas, y algunas bebidas frutales, suelen tener muchas calorías y ofrecer poca nutrición. El consumo en exceso de estos productos está asociado a más caries. “Por eso, los llamamos productos cariogénicos”, señaló Ríos.

Pero también hay otros alimentos que pueden ser muy saludables, pero que tienen azúcares como frutas y leche. “Si bien tienen azúcares, las frutas y leche contienen nutrientes que son necesarios para el organismo y que ayudan a mejorar también la salud bucal”, afirmó. “No hay que agregarle azúcar a la leche”, recalcó Ríos.

En algunos casos se puede optar por los sustitutos del azúcar, como los edulcorantes, que no son metabolizados por las bacterias como los azúcares normales. Pero también se sabe que los ácidos de los refrescos dietéticos puede causar cierta desmineralización de los dientes. En el caso de los bebés: hay que evitar que se duerman con la mamadera en la boca y no endulzar los chupetes y consultar con un odontólogo apenas empiecen a tener dientes para recibir las recomendaciones y cuidar la salud bucal de los chicos.

Además de la composición de los alimentos, hay que considerar la frecuencia con la que se come o toman las bebidas. Esto es clave porque cada vez que se come, se produce un aumento en el nivel de acidez en la boca. La saliva que se genera luego hace que el nivel de acidez vuelva a bajar a la media hora aproximadamente. “Pero si volvemos a comer algo poco tiempo después de un almuerzo, ese proceso de recuperación de la saliva no se logra bien. Por lo cual, continúa un nivel alto de acidez en la boca. Para evitarlo, de acuerdo con Ríos, hay que evitar el picoteo de snacks, galletitas, u otros productos”, remarcó.

Desde el punto de vista odontológico, se habla de “momentos de azúcar”. Así se refieren a los diferentes momentos en que las personas ingieren comidas y bebidas con azúcares. Cuantos menos momentos de azúcar se produzcan a lo largo del día, hay menor riesgo de desarrollar caries. Porque la saliva puede actuar para remineralizar y reforzar el esmalte dental.

Hay otras medidas para tener en cuenta para el cuidado de la salud bucal, según la odontóloga Ríos:

- Cepillarse los dientes al menos 4 veces por día. Se debe usar pasta de dientes con flúor ya que favorece el fortalecimiento de la superficie de los dientes

- Se puede usar el hilo dental y cepillos interdentarios para limpiar los dientes en los lugares donde el cepillo no llega.

- Limitar el consumo de alcohol porque puede inhibir la salivación regular. Eso dificulta que el cuerpo limpie los residuos que se adhieren a los dientes.

- Tener en cuenta los efectos de algunas afecciones o efectos secundarios de la medicación: por ejemplo, la tuberculosis, la quimioterapia, la diálisis, los antihistamínicos y los medicamentos para la presión arterial pueden inhibir la producción de saliva o modificar su calidad.

- Consumir más té verde y negro: contienen flúor y tienen niveles de pH más altos. Pero sin agregarle azúcar.

- Hacer una consulta al profesional de la odontología al menos cada 6 meses, para detectar las caries de manera temprana.

FUENTE: Infobae