San Juan 8 > A un click > calor

Ola de calor: cómo cuidar el consumo de agua en casa

Un balde es suficiente para lavar la vereda. En tiempos de calor extremo, te damos 10 consejos para ahorrar y preservar este recurso fundamental para la vida.

Llega la ola de calor y la Argentina es un horno: máximas de 41°. Las altas temperaturas comenzaron el lunes 10 y podrían durar toda la semana sobre la zona central con cifras récord.

Nos vienen alertando que las altas temperaturas pueden causar síntomas severos como el golpe de calor, causado por la incapacidad del cuerpo para regular su temperatura. La persona presenta en general piel seca, roja y caliente, pulso rápido y fuerte, náuseas, calambres y pérdida del conocimiento, que puede llevar -en casos extremos- al coma y la muerte.

Te puede interesar...

Hidratarse bien, pero sin derrochar

En medio de este contexto climático, es necesario saber que hidratarse bien es clave. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay que consumir al menos 2 litros de agua por día.

En realidad, y para la OMS, se necesitan 50 litros diarios por persona para cubrir las necesidades básicas de higiene y cuidado de la salud. Sin embargo, Aysa produce más de 6 millones de milímetros cúbicos de agua por día, lo que representa “varias veces más de lo recomendado por los organismos internacionales”.

Es por eso que la empresa de provisión de agua pidió “moderar el consumo” con una actitud responsable. “Si consumís más de lo que necesitás, perjudicás a otras personas usuarias”, señaló en un comunicado.

Recomendaciones para un consumo responsable de agua

La demanda de agua aumenta los días de mucho calor, en algunos casos debido a consumos excesivos y, en ocasiones, innecesarios. Estas medidas ayudan a consumir solo lo necesario y a que este recurso pueda llegar a todos en la misma medida.

  • Cuidar más el agua cuando hay cortes de luz. Los sistemas de su producción, como de distribución son electrodependientes y ante las variaciones de tensión eléctrica, interrupción y/o cortes de energía, ambos se ven perjudicados.
  • Llenar la piscina de noche y cuidarla para que dure. Si se utiliza una pileta mediana de lona mantener el agua con productos especiales, ya que llenarla consume 2.800 litros.
  • Regar muy temprano para evitar que el agua se evapore.
  • Cerrar bien la canilla, no dejarla goteando.
  • Reparar fugas, controlar pérdidas de canillas, depósitos de baño y tanques de agua.
  • Reutilizarla. Aprovechar el agua de lluvia.
  • Bañarse rápido y cerrar la canilla al enjabonarte.
  • Un balde es suficiente para lavar la vereda.
  • La demanda de agua aumenta los días de mucho calor, en algunos casos debido a consumos excesivos y, en ocasiones, innecesarios.
  • Evitar el derroche, usar sólo el agua que necesitamos.

Pequeños consejos, grandes acciones

  • Un lavarropas consume 100 lts/ciclo.
  • En un baño de inmersión, se consumen 150 lts.
  • En el lavado de un auto mediano, se consumen 360 lts.
  • En una ducha breve (de 10 minutos), se consumen 100 lts.
  • Una descarga de inodoro consume 16 lts./vez.
  • En un lavado de platos, se consumen 100 lts.
  • En llenar una pileta mediana de lona, se consumen 2.800 lts.

Atención con las pérdidas de agua

  • Una canilla goteando desperdicia 46 lts./día.
  • Un inodoro con deficiencia del flotante desperdicia 1.200 lts./día.
  • Un tanque de reserva con deficiencia del flotante desperdicia 2.400 lts./día.
FUENTE: TN