San Juan 8 > A un click > seis

Las seis cosas que debes ir preparando para "envejecer bien"

Adaptar el hogar o tener clara las directivas de atención anticipada son algunos de los consejos.

Hoy en día, quien más o quien menos, se cuida para mantenerse joven o, al menos, que el inevitable envejecimiento suceda de una forma paulatina. Comer bien, hacer ejercicio y llevar a cabo chequeos médicos regulares son los tres principios fundamentales para estar bien.

Sin embargo, el paso de los años acarreará, antes o después, cambios morfológicos cardiovasculares, cambios patológicos estructurales del aparato respiratorio, muscular, óseo o digestivo, entre otros. Ir preparando planes de contingencia es la recomendación de la Universidad de Harvard.

Te puede interesar...

Prepararse para el futuro

1. Adapta tu hogar. Las escaleras, los baños y las cocinas pueden presentar peligros para las personas mayores. Incluso si no necesita hacer cambios ahora, haga una revisión de seguridad anual para que pueda realizar las actualizaciones necesarias si sus necesidades cambian.

2. Prevenir caídas. Las caídas son un gran problema para las personas mayores: a menudo resultan en fracturas que pueden provocar discapacidad, más problemas de salud o incluso la muerte. Las precauciones de seguridad son importantes, pero también lo son los ejercicios que pueden mejorar el equilibrio y la fuerza.

3. Considere sus opciones de vivienda. Podría considerar cambiar su vivienda por una residencia donde hay una mayor atención para las personas mayores.

4. Piense con anticipación sobre cómo obtener la ayuda que pueda necesitar. La preparación de comidas, el transporte, la reparación del hogar, la limpieza de la casa y la ayuda con las tareas financieras, como el pago de facturas, pueden alquilarse si puede pagarlo o compartirse entre amigos y familiares.

5. Planifique sus emergencias. ¿A quién llamarías en caso de emergencia? ¿Hay alguien que pueda controlarte regularmente? ¿Qué harías si te cayeras y no pudieras alcanzar el teléfono? Mantenga los números de emergencia cerca de cada teléfono o en la marcación rápida. Lleve un teléfono móvil, o considere invertir en algún tipo de sistema de alarma personal.

6. Escriba directivas anticipadas de atención. Las directivas de atención anticipada, como un testamento vital, un poder notarial duradero para la atención médica o un poder de atención médica, le permiten explicar el tipo de atención médica que desea si está demasiado enfermo, confundido o lesionado para expresar sus deseos. Todo adulto debe tener estos documentos.

Temas