"
San Juan 8 > A un click > recetas

Las 5 recetas detox para depurar la "comilona" de Navidad

El menú de las fiestas suele ser muy variado y cargado. Te dejamos 5 recetas para desintoxicarnos y volver a la normalidad.

La mesa de Navidad nos recibe con un sinfín de platos riquísimos, como los clásicos piononos, vitel toné, sanguchitos de todo tipo, matambre, asado y ensaladas, así como una variedad de postres, turrones, confituras y panificados para la hora del brindis, acompañado de gaseosas y bebidas alcohólicas.

En esta época, el acto de comer no cumple una función únicamente nutricional, es también cultural. Aprovechamos para preparar una cantidad de recetas que se sienten especiales de este momento y nos reunimos para disfrutarlas con nuestros seres queridos.

Los excesos típicos de este período tienen que ver con nuestras costumbres, con el disfrute, con la unión y la celebración, pero en ocasiones tienen consecuencias un tanto incómodas para nuestro bienestar físico y mental.

Te puede interesar...

El azúcar, el alcohol y los alimentos ultraprocesados pueden generar inflamación y malestar en grandes cantidades, y más si se combinan. Afortunadamente, existen algunas comidas que podemos preparar en los días posteriores a los festejos para hacer borrón y cuenta nueva.

5 ideas de recetas detox para después de Navidad

La clave es reducir al máximo posible por unos días el consumo de azúcares y harinas refinadas, y tratar de incorporar un mayor contenido de fibra, proteína y grasas naturales. Los vegetales serán nuestros mejores aliados en esta misión.

A continuación, una selección variada de ideas y platos saludables, livianos y frescos para recuperarnos después de la “panzada” de las fiestas, aunque también son buenas opciones para sumar al arsenal de comidas semanales de este verano.

Lasagna de zucchini

Esta receta es vegetariana y muy sencilla. Necesitamos dos zucchinis cortados en rodajas finas, los elementos clásicos de una salsa de tomate, queso para derretir y una budinera o molde para contener las capas de cada ingrediente.

Para la salsa, picar y sofreír en una sartén caliente cebolla picada, ajo y morrón rojo. Una vez transparentada la cebolla, incorporar una lata de tomate al natural picado y su jugo. Condimentar a gusto con sal, orégano, pimienta y laurel.

Una vez lista, cubrir la superficie del molde con una fina capa de zucchinis, agregar un piso de queso fresco y cubrir con salsa. Repetir hasta llenar el molde o agotar los ingredientes. Terminar con una capa de queso para que gratine en el horno y llevar a fuego medio/alto por 30 minutos.

Poke bowl

Preparar arroz integral o yamaní para un mayor aporte de fibra y colocar como base del plato en un bowl o plato hondo. Por encima, agregar atún o pollo, huevo duro, palta cortada, tomates, pepinos, rabanitos, cebolla morada y/o cualquier otra verdura que tengas o te guste. Terminar con semillas y un aliño de limón, sal, pimienta y aceite de oliva.

Tabulé

Esta típica ensalada árabe es riquísima, fresca y muy rendidora. Se prepara con trigo burgol, cebolla morada, perejil fresco picado, tomates picados, limón, sal, pimienta y aceite de oliva.

El trigo burgol o bulgur se consigue en dietéticas y es un grano que requiere la misma cocción que el arroz: se hierve por 10 minutos y se escurre. Una vez listo, colocar en un bowl y agregar el resto de los ingredientes picados finamente. Mezclar bien, condimentar y disfrutar.

Medallones de arvejas

Con esa lata de arvejas que tenés olvidada en la alacena podés preparar medallones o nuggets saludables. Hacemos un puré con las arvejas escurridas y agregamos cebolla picada, morrón, ajo y condimentos. Para que quede con una consistencia moldeable, agregar algunas cucharadas de avena o harina integral.

Darle la forma deseada, cocinar en una sartén con aceite de oliva o al horno hasta dorar. Acompañar con una ensalada de hojas verdes, tomate, cebolla, zanahoria o las verduras elegidas.

Cazuela de brócoli

Por último, una preparación muy sencilla que tiene como protagonista al brócoli, aunque se puede reemplazar también por su hermano el coliflor. Consiste en dorar los trozos de brócoli en una sartén con aceite, agregar un chorrito de agua y tapar hasta evaporar.

Luego, agregar ajo y cebolla picados y garbanzos a gusto. Condimentar con sal, pimienta, ají molido y pimentón. Llevar a una cazuela o fuente de horno, cubrir la superficie con queso y llevar al horno hasta gratinar.

FUENTE: Crónica