San Juan 8 > A un click > artemis

Con el despegue de Artemis I comenzó una nueva era de la exploración espacial

La NASA lanzó el cohete más poderoso de la historia, que promete volver a poner humanos en la Luna en 2025.

La nueva era de exploración del espacio profundo de la NASA ha comenzado. Pasaron dos huracanes, dos meses y una serie de arreglos técnicos desde que se frustraron los 3 intentos de lanzamiento anteriores de la misión Artemis 1 de la NASA, que finalmente despegó esta madrugada a las 3.47 hora argentina (6.47 GMT).

Fue el despegue del cohete espacial más poderoso de la historia, que finalmente está en camino a la Luna para cumplir una misión no tripulada de 26 días.

Te puede interesar...

La nave espacial, compuesta por el poderoso cohete Space Launch System (SLS) y la pionera cápsula Orín, iluminó el cielo nocturno mientras se elevaba desde su plataforma de lanzamiento A39 del Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida para el regreso de la primera misión al espacio profundo con capacidad de se tripulada en un futuro, que hizo la NASA en medio siglo.

“¡Despegue de Artemis 1! Nos elevamos juntos, de regreso a la Luna y más allá”, dijo el comentarista de la NASA, Derrol Nail, dijo durante la transmisión del lanzamiento de esta mañana. Unos minutos más tarde, el director de lanzamiento de Artemis, Charlie Blackwell-Thompson, se dirigió a su equipo en el control de la misión: “Este es tu momento. Todos somos parte de algo increíblemente especial: el primer lanzamiento de Artemis, el primer paso para que nuestro país regrese a la Luna y a Marte. Lo que han hecho hoy inspirará a las generaciones venideras”.

No hay astronautas a bordo del vuelo de prueba Artemis 1. Solo tres maniquíes y que miden los niveles de radiación y prueban nuevos sistemas y equipos de preservación de la vida diseñados para la próxima generación de vuelos espaciales tripulados de larga duración. El muñeco de peluche de Snoopy es el termómetro de la ingravidez dentro de la cápsula.

Ocho minutos después del despegue esta mañana, la etapa superior del cohete SLS alcanzó la órbita con Orion, y la nave espacial comenzó a desplegar sus cuatro paneles solares desde su módulo de servicio poco después. La etapa superior del SLS encendió su único motor para elevar su órbita poco menos de una hora después del lanzamiento. Luego volvió a encenderse nuevamente 98 minutos después del despegue para poner a Orión en rumbo a la Luna. Si bien la NASA espera tener éxito, la naturaleza de vuelo de prueba de Artemis 1 significa que algo siempre podría salir mal.

Artemis 1 tiene como objetivo demostrar que el cohete SLS y Orion están listos para llevar astronautas a la luna como parte de un programa sostenido de exploración lunar que finalmente permitirá vuelos tripulados a Marte. La NASA quiere usar los vehículos para construir una estación espacial Gateway alrededor de la luna, luego enviar tripulaciones allí para usarla como base de operaciones para viajes al polo sur lunar y otros reinos inexplorados.

La NASA ha dicho que los objetivos de Artemis 1 son simples, pero difíciles. Una gran prioridad es demostrar que el escudo térmico de Orión puede sobrevivir a las temperaturas de reingreso abrasadoras (hasta 5000 grados Fahrenheit, o 2800 grados Celsius) causadas por regresar a casa desde la luna a 25 000 mph (40 000 kph). La NASA también quiere que Orión demuestre que está listo para mantener vivos a los astronautas en la órbita lunar. Y la agencia tiene como objetivo recuperar con éxito la cápsula para que pueda estudiarse antes de Artemis 2, el primer vuelo tripulado del programa alrededor de la luna, que está programado para volar en 2024.

Luego, el vuelo tripulado de Artemis 3 que seguirá en 2025, sí descenderá en la Luna, siendo el primer aterrizaje lunar tripulado desde el Apolo 17 en diciembre de 1972. El programa Artemis de la NASA lleva el nombre de la hermana gemela de Apolo y tiene como objetivo llevar a la primera mujer y la primera persona de color a la luna durante su primer aterrizaje lunar en la misión Artemis 3 no antes de 2025.

Los cohetes SLS y la nave espacial Orion son una extraña mezcla de historia espacial y promesa de futuro. Artemis 1 se lanzó desde la misma plataforma utilizada por la misión Apolo 10 de la NASA en 1969, que envió a tres astronautas alrededor de la luna meses antes de que el primer astronauta aterrizara en el Apolo 11. El cohete SLS funciona con motores heredados del transbordador espacial y segmentos de refuerzo de cohetes sólidos.

El cohete SLS de 98 metros es un poco más corto que los enormes cohetes Saturno V de Apolo (110 metros), pero el nuevo vehículo es más poderoso y genera 8,8 millones de libras de empuje en el despegue, la mayor parte de sus propulsores de cohetes sólidos. La nave espacial Orion también tiene avances. Es un 30% más grande que una cápsula Apolo y está diseñado para transportar a cuatro astronautas, en comparación con los tres de Apolo.

La misión Artemis I tiene experimentos científicos a bordo de la misión Artemis 1. A bordo del cohete SLS, 10 cubesats se lanzaron con Artemis 1 y se desplegarán en el camino a la luna. Sus misiones varían ampliamente, algunas están destinadas a orbitar la luna y buscar rastros de hielo de agua, mientras que otras probarán tecnologías de exploración.

Este fue el tercer intento de lanzamiento de Artemis 1. Un intento inicial el 29 de agosto fue cancelado debido a una falla en el proceso de enfriamiento que experimentó uno de los cuatro motores principales del cohete. También se frustró un segundo intento el 3 de septiembre cuando se detectó una fuga de hidrógeno durante el largo proceso de abastecimiento de combustible del cohete.

Luego, SLS se devolvió al edificio de ensamblaje de vehículos de KSC para repararlo y protegerlo del huracán Ian, que azotó la costa espacial de Florida a fines de septiembre.

Más recientemente, la fecha objetivo modificada del 12 de noviembre se retrasó hasta hoy debido al huracán Nicole (que se degradó rápidamente a tormenta tropical después de tocar tierra). Los fuertes vientos producidos por la tormenta rompieron un trozo de calafateo aislantelejos del exterior de la nave espacial Orion, lo que llevó a los equipos de la misión Artemis a estudiar el problema y determinar si un lanzamiento del 16 de noviembre estaba dentro de los parámetros de seguridad.

Finalmente, los equipos en KSC evaluaron rápidamente los daños en los días posteriores a la tormenta y llegaron a la conclusión de que SLS y Orion aún estaban en condiciones para el lanzamiento exitoso de esta mañana.