San Juan 8 > Policiales > Expareja

Tres años de prisión efectiva para un hombre que casi mata a su expareja a golpes

Sergio Rodríguez, tenía un orden de prohibición de acercamiento. Igual atacó la casa de su ex, ingresó y golpeó salvajemente. Cumplirá 3 años de prisión efectiva.

Un hombre violento, deberá cumplir más de tres años de prisión por golpear violentamente a su ex pareja. La Justicia resolvió mediante juicio abreviado condenar al imputado a 3 años de prisión de cumplimiento efectivo y revocar une pena anterior de 6 meses prisión condicional. El juez determinó unificar ambas penas, por lo que Sergio Rodríguez pasará 3 años y 6 meses en prisión.

El 22 de mayo, sobre las 2 de la madrugada, Rodríguez -a quien se le había dictado judicialmente una prohibición de acceso a la vivienda de su expareja- inició una larga cadena de obrar delictivo para ingresar.

Te puede interesar...

Arrojó una piedra golpeó la ventana de la habitación en la casa de su expareja, destruyendo los vidrios, y arrancó parte de la tela mosquitera. Al no poder ingresar, se dirigió a la entrada, saltó al patio delantero, y con un cascote de piedra y un pedazo de ladrillo arremetió contra la puerta de ingreso a la vivienda, violentando la cerradura y rompiendo el pasador.

Una vez dentro, para desesperación de su expareja y sus hijas, desató aún más su agresividad. Se dirigió a la habitación cuya ventana había roto, tomó del cuello a la víctima y la golpeó. A su vez, la agarró del cabello y la tironeó salvajemente. Ante el griterío de la familia, le dijo a su hija mayor que se encontraba en la habitación contigua "negra c*liada cállate, te voy a matar". La pareja de la hija, un joven mayor de edad, entró en la habitación de la damnificada para tratar de detener al agresor, y este le dijo "te voy a meter un tiro". El joven logró agarrarlo de un brazo para impedir que Rodríguez golpeara a la mujer con una piedra, pero no logró detener la furia del hombre.

El forcejeo con la víctima llegó hasta el comedor, donde el malviviente tomó un tenedor y comenzó a clavarlo en el cuerpo de la víctima, la mujer logró zafar de las manos de Rodríguez y corrió hacia la vereda a pedir ayuda. Un vecino que había escuchado el griterío y llegó a observar el ataque de Rodríguez, ingresó al domicilio para ayudar pero el agresor logró soltarse y correr detrás de la expareja. En el camino se enredó con unos cables q permitió que cayera al piso, en ese momento arribó la Policía, pero al ver a los efectivos Rodríguez corrió al baño con intenciones de encerrarse allí. Los efectivo logaron impedirlo y finalmente el agresor fue detenido.

Al ser trasladado fuera del domicilio, Rodríguez intentó autoagredirse y se provocó heridas sangrantes.