"
San Juan 8 > Policiales > hermano

Mató a su hermano y se defendió: "No lo quise hacer, él quiso matar a mi hijo"

En medio de una acalorada discusión familiar en Pocito, Andrés Alameda tomó una drástica medida que cambió sus vidas para siempre. Se encuentra ahora imputado por exceso de legítima defensa tras la trágica muerte de su hermano a manos de un arma de fuego.

En un dramático suceso que conmocionó a la comunidad del Médano de Oro, Andrés Alameda será sometido a un juicio caratulado como "Homicidio simple en calidad de autor con exceso de legítima defensa de un tercero". La víctima, su propio hermano José Pablo, perdió la vida en medio de una disputa familiar desencadenada por un televisor.

La determinación de la justicia, basada en las pruebas presentadas por la Fiscalía, sostiene que Andrés Alameda actuó en legítima defensa, pero que hubo un exceso en el uso de la fuerza. A pesar de la gravedad de la calificación del delito, Alameda esperará el juicio en libertad, aunque con restricciones.

El fiscal de la UFI Delitos Especiales, Iván Grassi, explicó al juez cómo se llegó a la calificación del delito. Según Grassi, la disputa comenzó días antes por una acción de la expareja de Andrés Alameda, quien limpió un televisor guardado en la casa en la que ocurrió el delito. Este acto generó la molestia de José Pablo, quien consideró que el televisor le pertenecía y que la mujer no tenía permiso para usarlo.

Te puede interesar...

La confrontación alcanzó su punto álgido el pasado 2 de enero, cuando José Pablo exigió que le compraran un nuevo televisor. La discusión se intensificó, y la víctima sacó un arma de fuego, desencadenando una persecución hacia la expareja de Andrés Alameda y su hijo, quienes intentaban huir subiéndose a un auto.

Según el relato del fiscal Grassi, Andrés Alameda logró quitarle el arma a su hermano, evitando así una agresión inminente hacia su familia. Sin embargo, la situación se tornó crítica cuando, a pesar de haber desarmado a José Pablo, la agresión continuó, llevando a Alameda a efectuar un disparo que resultó en la trágica muerte de su hermano.

La calificación del delito, respaldada por el fiscal, implica una escala penal que va desde 8 a 25 años de cárcel. A pesar de quedar en libertad, Andrés Alameda deberá presentarse regularmente en una comisaría y se le prohíbe viajar fuera de la provincia.

Mirá lo que dijo el acusado:

HABLÓ EL HOMBRE QUE MATÓ A SU HERMANO