San Juan 8 > Policiales > florencia

El desesperante llamado de Florencia a su hermano policía: "Me están mordiendo"

La desesperación de una joven de 22 años que alcanzó a pedir ayuda y la reacción inmediata de su hermano que le pedía que no cortase el celular mientras la rescataba.

Cuando Florencia Elizabeth Ledesma salió a correr, no se imaginó lo que le esperaba. Ella sólo buscaba sentirse bien cuando fue sorprendida por perros (aparentemente de la calle) que la alcanzaron y la destrozaron. Mientras estaba siendo mordida por los furiosos canes, Florencia alcanzó a llamar por teléfono a su hermano policía, para que la ayudara.

El atroz episodio ocurrió en calle La Laja s/n Villa Ampacama, Las Lomitas, Albardón. Cuando ella salió a hacer actividad física, como lo hacia rutinariamente. Se dirigió a la zona descampada que está cerca de su vivienda y tomó una senda existente de tierra que atraviesa las fincas aledañas.

Te puede interesar...

En ese camino, se encontró con una jauría (unos 7 perros) los cuales no tendrían dueño. Florencia vio a los perros e intentó huir corriendo a través del campo.

En ese momento, ella llamó a su hermano Enzo, quien es policía y estaba cumpliendo funciones en el D9, pidiéndole ayuda. Enzo salió a su rescate, en una moto, pidiéndole a su hermana que no corte la llamada; que mantenga la comunicación telefónica, quien le decía que "los perros la estaban mordiendo". Esa comunicación finalizó cuando la chica se desvaneció.

En la desesperación absoluta, Enzo recorrió la zona, y recién cerca de las 21, halló a su hermana tirada en una huella a 300 metros al Noroeste, al costado de una finca. Estaba inconsciente, pero seguía siendo mordida por los animales. Al tratar de espantarlos, los animales se dirigieron hacia el policía con el fin de atacarlo; el uniformado quien debió usar su arma reglamentaria para evitar el ataque logrando que los perros se fueran del lugar.

Enzo, con la ayuda de otros familiares, lograron trasladar a Florencia hasta la ambulancia y la llevó al Hospital de Albardón, donde falleció, por la gran cantidad de heridas en sus brazos, su torso y sus piernas.