San Juan 8 > bombero

Pepe Monje, el actor que eligió ser bombero por vocación

El actor de cine, teatro y televisión José María (Pepe) Monje es uno de los tantos bomberos voluntarios que se unió a la institución por verdadera vocación, una inclinación surgida en su niñez cuando escuchaba el sonido de las sirenas aéreas del cuartel.

"Nací en Barracas y dos cosas quedaron grabadas en mi niñez: cuando en mi edificio -una de las primeras torres que se levantaban en el barrio- vibraban los vidrios cada vez que había partido en la cancha de Boca y el sonido de las sirenas aéreas del cuartel. Eran algo habitual en mi vida", relató Monje a Télam.

"Ese primer héroe que tenemos de chico, después de padre, es el bombero", aseguró Monje, quien se unió como bombero voluntario en el cuerpo número 1 de La Boca.

El actor se acercó a los bomberos, para escribir un guión pensado para una ficción sobre la vida de estos servidores públicos.

"Quería trabajar bien el personaje, respirar el aire que ellos respiran… y el bombero le ganó al personaje. Pasé del vestuario a vestir el chaquetón de bombero", contó el actor que no disimula la emoción que le produce "ser parte de una agrupación que tiene 50.000 días de servicio ininterrumpido".

"Algo inédito en el país, donde no abundan los proyectos a largo plazo", manifestó.

En cuanto a su debut con este servicio, recordó que en el primer incendio en el que intervino "fue en la puerta de Canal 13, sobre Avenida San Juan: se estaba incendiando un taxi. No lo podía creer porque el bautismo de fuego fue, casualmente, en el mismo lugar donde debuté como actor cuando era pibe. Fue muy insólito".

Monje destacó el trabajo ad honorem. "No cobramos absolutamente nada, ni yo, ni el resto de los camaradas, es un trabajo totalmente voluntario", reiteró "como el del 90 % de los bomberos del país".

Consideró que la capacitación es un punto muy importante en la vida del bombero, "tiene mucho que ver con el traspaso de información".

"El bombero se capacita permanentemente, ya que un error, un descuido en una emergencia, pasa a ser parte de la emergencia, cuando la idea es justamente lo contrario: cortar el arco de la emergencia lo antes posible", explicó.

"En el cuartel yo no soy Pepe, soy José María, y los integrantes tienen más o menos autoridad de acuerdo al momento en que te incorporaste, así sea una hora antes, tienen más autoridad sobre vos, sin importar lo que seas fuera del cuartel", dijo.

A la vez "cada uno va aportando algo, adaptándose a los cambios. Uno tiene que ir siempre adelantándose a las nuevas emergencias, pero siempre con la historia y la capacitación de los viejos bomberos que te enseñan a manejar el instinto", dijo.

Destacó la inauguración de un nuevo espacio dedicado a múltiples funciones, entre otras para que los hijos de los bomberos también puedan estar cerca sus padres haciendo la tarea o bien practicando deportes, que le recuerda a momentos en que sus hijos lo acompañaban a los ensayos. Es parte de la comisión directiva, en la que aspira a capacitar a los hijos de los bomberos.

FUENTE: Télam