San Juan 8 > Mundo > Spetsnaz

Quiénes son los Spetsnaz, el temible grupo de elite con el que Vladimir Putin inició la invasión

Están preparados para las operaciones militares más riesgosas y se dice que entrenan con cadáveres.

En la madrugada del jueves, Vladimir Putin anunció un operativo militar contra Ucrania y amenazó a los Estados Unidos y los aliados de la OTAN. Horas después, Rusia ya había confirmado la destrucción de 74 instalaciones militares del país vecino y se cree que detrás de cada operación, infiltrados, están los Spetsnaz.

Se trata de la temible fuerza de elite del ejército ruso, caracterizada por sus rigurosos entrenamientos, que suelen incluir cadáveres. Se convirtieron en el némesis de los Navy Seal estadounidenses durante la Guerra Fría. Y según varios expertos bélicos, son superiores en cuanto a técnicas y armamentos.

Te puede interesar...

Qué se sabe sobre los Spetsnaz, los soldados de acero de Vladimir Putin

Los Spetsnaz tienen un símbolo histórico: el murciélago. Se debe a la habilidad atribuida a sus componentes para moverse en la oscuridad de la noche. Otro de sus rasgos distintivos es lo poco que se sabe de ellos: el misterio en relación con las identidades de sus integrantes es total.

“Tras los ataques aéreos de las fuerzas armadas rusas, 74 instalaciones militares terrestres quedaron fuera de servicio. Esto incluye a 11 aeródromos de la fuerza aérea”, anunció el portavoz del ministerio ruso de Defensa, general Igor Konashénkov. La mayoría de esas instalaciones fueron asaltadas por tropas tipo comandos y aerotransportadas. E inmediatamente comenzaron a circular versiones sobre la participación de los Spetsnaz en el inicio de la invasión rusa a Ucrania.

El origen de esta fuerza de elite data de finales de la Segunda Guerra Mundial. Entonces, el Ejército ruso creó una brigada bajo la órbita de la agencia de inteligencia KGB que efectuaba tareas especiales tras las líneas enemigas. Luego de la muerte del líder soviético Josef Stalin en 1953, pasó a ser parte del Ejército rojo.

Desde entonces, los distintos grupos Spetsnaz se afianzaron como los “soldados de acero” del Kremlin, y se colocaron detrás de sus misiones más difíciles y riesgosas.