Comscore

SAN JUAN

Los héroes de Malvinas visitaron a Nicanor: "Porque educarse también es hacer Patria"

Una inesperada visita cambió la rutina de estudios en la casa de la abuela de Nico. Los excombatientes de la Agrupación 2 de abril llegaron a Las Piedritas con donaciones para la escuelita casera.

/// Por María Eugenia Vega La tarde en Las Piedritas es corta a esta época del año. El tiempo vuela y más con todas las actividades que había para hacer, después de la agitada semana que Nicanor vivió, desde que se conoció su historia. Pero cuando pensó que se venía el descanso de fin de semana, una sorpresa más, la cerecita del postre. Por la puerta principal de la casa de su abuela, su casa; Nico recibió a los héroes de Malvinas. Cargados de regalos y donaciones como si fueran los Reyes Magos, pero como veteranos de guerra. "Porque educarse también es hacer Patria", explicó uno de ellos, minutos antes de compartir un chocolate caliente con los chicos del barrio, en la escuelita de Nico. El niño de 11 años que fue noticia hace algo más que una semana, finalizó una seguidilla de días agitados. Estuvo en programas de televisión, en radios, viajó en avión a Buenos Aires y conoció gente famosa; también estuvo en el Congreso de la Nación y su pecho volvió a la provincia inflado de orgullo. Sin embargo, nada de eso hizo que sus ganas de ayudar a sus amiguitos cesaran. Porque terminó el viernes, luego de lavar los guardapolvos, dictando la última clase de la semana. Pero algo lo inquietó mientras dictaba su clase de matemática. Un grupo de hombres llegó cargado de cajas con donaciones. "¡Son los héroes de Malvinas, los excombatientes que estuvieron en la guerra, Nico!", le decía ésta periodista mientras los recibía en la puerta. La sorpresa fue grande y su rostro quedó como perplejo mientras veía cómo abrían la bandera que traían para regalarle. Con esa insignia, en el Día de la Escarapela, se sacó fotos y dio una entrevista a la producción de Canal 8. Luego, todos adentro para charlar con los chicos, para presentarse y contarles sobre sus impresionantes historias en las Islas. Algunos perplejos, otros no entendían mucho de qué se trataba, pero todos compartieron esa tarde. Chocolate caliente para algunos, mates para otros. La rutina en la escuelita Patria Unidad había cambiado. Cuando el sol bajó y se puso frío, los valientes abandonaron la vivienda. Los chicos, a seguir estudiando.