San Juan 8 > Argentina

La tapada del Dibu que terminó en el abrazo de todos

A un minuto de terminar el encuentro, con la selección en Cuartos, el Dibu tapó la única pelota clara del equipo rival y salvó a Argentina.

Argentina logró el pasaje a los cuartos de final del Mundial Qatar 2022 gracias al triunfo por 2 a 1 ante Australia, con goles de Lionel Messi y Julián Álvarez; Enzo Fernández en contra de su propia valla le dio el descuento a lo Socceros.

Te puede interesar...

Embed

Justamente ese tanto le permitió al cuadro de Oceanía meterse en partido en los minutos finales tras un gran partido de la Albiceleste. Y pudo igualarlo de no ser por grandes intervenciones de Lisandro Martínez y Emiliano Martínez, el defensor y el arquero argentino.

El defensor del Manchester United tuvo un espectacular cruce cuando Aziz Behich se disponía a definir en el área chica, tras una jugada individual fenomenal en el que superó a tres rivales en plena carrera. Lisandro Martínez y toda la Argentina lo celebraron como un gol.

Pero no fue la única, ya que en la última acción del partido quien se hizo gigante fue Emiliano Martínez, debajo de los tres palos. Garang Kuol, que entró en el complemento para llevar peligro, casi se convierte en héroe, pero quien se terminó llevando todos los flashes fue Dibu, tras una tapada providencial.

“Busqué no darle ángulo de tiro y por suerte sali rápido. Pensé en hacerme grande, dejé el brazo firme y gracias a Dios me pegó”, contó el arquero en diálogo con DirecTV Sports, luego del triunfo y la clasificación argentina.

Lionel Messi fue la gran figura del partido, no solo por su gol sino también porque se cargó el equipo al hombro cuando el partido más lo requería.

”Pasamos, que era lo importante”, resumió La Pulga apenas terminado el partido en el estadio Ahmad bin Ali. ”Era un partido que estaba controlado y hacen un gol de rebote y en la última que saca Dibu sufrimos, pero lo importante era pasar y lo conseguimos. Era un partido difícil”, analizó.

El capitán argentino, que cumplió hoy el partido número 1000 de su carrera profesional, marcó por primera vez en un choque de eliminación directa de los Mundiales: sus ocho goles anteriores habían sido en encuentros de fase de grupos.

Messi se quejó también del “poco tiempo de descanso” que tuvieron desde la victoria ante Polonia, en la última fecha del Grupo C, y que el cansancio los complicó “en un partido muy físico”.

“Pero dimos un pasito más hacia adelante en un partido complicado que sabíamos que iba a ser así”, añadió. Sobre el apoyo de la gente, el astro rosarino destacó que es “impresionante” el aliento. ”Por eso queríamos estar acá, por la gente, es un pasito más y ahora viene otra parada difícil”, reconoció sobre el enfrentamiento del próximo viernes con Países Bajos por cuartos de final.