"
San Juan 8 > A un click > repartidor

Un repartidor murió en un choque y lo echaron por no entregar el pedido

La víctima era un estudiante de diseño gráfico de 26 años que trabajaba para Glovo y desató un gran debate sobre las condiciones de este tipo de empleos.

Sebastian Galassi, un estudiante de diseño gráfico de 26 años, murió en Florencia, Italia, cuando su moto chocó con un Land Rover SUV mientras realizaba una entrega nocturna para la empresa de delivery Glovo. En medio del dolor por la trágica noticia, los familiares del joven se encontraron con una desagradable sorpresa: a través de un correo electrónico, la compañía informaba que Sebastian había sido despedido "por incumplimiento de los términos y condiciones". En otras palabras, por no haber realizado la entrega.

"El objetivo de Glovo es brindar una experiencia óptima para sus mensajeros, socios y clientes. Para mantener una plataforma saludable y justa, a veces es necesario tomar medidas cuando uno de estos usuarios se comporta de manera inapropiada. Lamentamos informarle que su cuenta ha sido desactivada por incumplimiento de los términos y condiciones", señala el mencioado correo.

El mensaje, que fue compartido por la familia de Galassi, era una respuesta automática que los trabajadores de Glovo reciben cuando no cumplen con los tiempos de entrega. No obstante, la empresa afirmó que se trató de un error.

Te puede interesar...

"Lamentamos profundamente la muerte del repartidor Sebastian Galassi como resultado de un accidente de tránsito en Florencia, Italia. Estamos en contacto constante con su familia para apoyarlos durante este momento difícil", señaló un vocero de Glovo al mediio Insider.

"Al suspender la cuenta para proteger su identidad, se envió por error un mensaje automático a su familia. Lamentamos profundamente lo sucedido y reiteramos nuestro total apoyo a la familia. Glovo hará todo lo posible para ayudarlos en esta difícil situación", agregó el vocero.

Las reacciones por la muerte del repartidor de Glovo

Los representantes de Glovo también se comunicaron con la familia de Galassi para disculparse por el error, y la empresa se ofreció a pagar parte de los costos del funeral, según un informe de La Stampa.

La Confederazione Generale Italiana del Lavoro (CGIL), que es un sindicato nacional en Italia, organizó una huelga de 24 horas para los repartidores en Florencia el 5 de octubre en respuesta a la muerte de Galassi, que el sindicato describió como "atroz".

La CGIL también emitió un comunicado advirtiendo las condiciones laborales de los repartidores. "La situación de seguridad en esta profesión es intolerable. La urgencia por entregar y ganar más, el intenso trabajo a destajo y la falta de ciertas sanciones para las plataformas son elementos que deben superarse de inmediato para tratar de detener esta multitud de accidentes", afirmaron.

El alcalde de Florencia, Dario Nardella, apoyó la huelga en un fuerte comunicado publicado en su cuenta de Facebook. "La disculpa de Glovo no es suficiente. El problema es más grave. Si un algoritmo envía un correo electrónico para despedir a un chico, Sebastián, quien murió trágicamente solo unas horas antes, hay algo mal con este sistema inhumano”, aseguró.

“Es un modelo basado en la explotación de los trabajadores con mecanismos automáticos que no tienen referente ético alguno”, agregó.

FUENTE: A24