"
San Juan 8 > A un click > arrugas

El potente alimento barato que aporta colágeno y ayuda a reducir las arrugas

A medida que avanza la edad, el organismo reduce la producción de colágeno.

El colágeno es una sustancia que está presente en la piel, los huesos, los ligamentos, los tendones y los cartílagos. Así, resulta vital para la formación y mantenimiento de dichas estructuras.

Sin embargo, a medida que avanza el envejecimiento, el organismo reduce la producción de colágeno. Por esta razón, es conveniente consumirlo a partir de los alimentos o de suplementos.

La doctora Lorea Bagazgoitia, en su libro Lo que dice la ciencia sobre el cuidado de la piel, expone que, a medida que el tiempo avanza, el organismo disminuye la producción de colágeno. Algunas señales incluyen: dolor en las articulaciones, disminución de la movilidad y problemas gastrointestinales.

Te puede interesar...

Por su parte, el portal Tua Saúde anota que otras señales que alertan sobre una baja en los niveles de colágenos son las siguientes:

-Aumento de la flacidez y pérdida de la elasticidad de la piel

-Surgimiento de arrugas y de líneas de expresión

-Aparición de estrías

-Piel fina y deshidratada

-Disminución de la densidad de los huesos como en los casos de osteopenia y osteoporosis

Teniendo en cuenta la importancia del colágeno para las diferentes estructuras del cuerpo, es conveniente procurar una ingesta a partir de los alimentos. Para ello, algunos tipos de comida resultan de gran ayuda.

De acuerdo con el portal GastroLab, una buena opción y bastante económica son las populares patas de pollo. “Al menos tres o cuatro piezas pueden contener 17 gramos de dicha proteína”, destaca.

Otras formas para obtener colágeno

Una forma de aumentar el colágeno es con suplementos, por ejemplo con uno conocido como colágeno hidrolizado. “Este colágeno hidrolizado se obtiene principalmente de hueso y cartílago bovino. Es especialmente útil para promover la producción de colágeno en el cuerpo, ayudando a fortalecer las articulaciones, uñas y cabello”, explicó el portal Muy Saludable.

Asimismo, añade que “se recomienda consumirlo a partir de los 30 años, cuando la piel empieza a desgastarse de manera notable, aunque, si se pasa mucho tiempo bajo el sol o se fuma, se puede empezar a consumirlo antes, debido al desgaste de la piel en ambas actividades”.

Además, la ingesta de colágeno podría ayudar a prevenir el riesgo de enfermedades cardíacas, pues esta proteína colabora en la estructuración de las arterias y los vasos sanguíneos que transportan la sangre. Sin la proteína, las arterias podrían deteriorarse y volverse frágiles.

No obstante, según indica la enciclopedia médica MedlinePlus, tomar dosis altas de 15 gramos al día podría aumentar el riesgo de efectos secundarios, como dolor de garganta, encías hinchadas y llagas en la boca.

Algunos alimentos que ayudan con la producción de colágeno son los huevos, verduras, carnes rojas, pollo; cítricos (pomelos/toronjas), bayas (frambuesas, arándanos y moras), frutas tropicales (mango, kiwi, piña y guayaba), ajo y hojas verdes (espinaca, col rizada, acelgas, brócoli y demás verduras).

Sin embargo, hay otros alimentos que no contribuyen a mantener un buen nivel de colágeno, como el exceso de azúcar y los carbohidratos refinados, que pueden causar inflamación en el organismo y deteriorar el colágeno en el cuerpo, lo que también se ve reflejado en un deterioro del estado de la piel, los huesos y los músculos.

Otras formas de aumentar el colágeno son hacer ejercicio de manera regular y brindar al cuerpo un descanso reparador mediante suficientes horas de sueño.

¿Cuál es el mejor colágeno para fortalecer las articulaciones?

A medida que avanzan los años se presentan varios problemas en el cuerpo humano, uno de los más recurrentes es el dolor de articulaciones que principalmente sufren las personas mayores. No obstante, esta afectación no solo se da en la vejez, pues existen muchas circunstancias que derivan en dolores molestos.

Mayo Clinic, un portal especializado en salud, define en dolor articular como una incomodidad, dolor o inflamación que surge de cualquier parte de una articulación, incluido el cartílago, el hueso, los ligamentos, los tendones o los músculos.

“El dolor en las articulaciones puede ser suave y causar molestias solo después de ciertas actividades, o puede ser intenso y hacer que hasta los movimientos limitados, particularmente levantar peso, sean extremadamente dolorosos”, explica.

MedlinePlus señala que entre los síntomas que puede generar esta afectación, además del dolor, está el incremento de temperatura en la parte afectada, sensibilidad y enrojecimiento.

En ese sentido, además de asistir a un profesional de la salud para que realice un diagnóstico del área afectada, existen ciertos tipos de cuidados que se deben tener para ayudar a que el dolor baje. Entre ellos se encuentran el reposo, el ejercicio, los masajes y los estiramientos.

Además, en algunos casos es recomendable tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroides como lo pueden llegar a ser el ibuprofeno o naproxeno, según detalla el portal de salud. No obstante, es importante resaltar que antes de consumirlos lo aconsejable es asistir al médico.