"
San Juan 8 > A un click > óxido

Cómo eliminar el óxido de las rejas con un ingrediente de cocina

El óxido de los metales puede volver aún si puedes pintarlos. Un truco casero que resolverá tu problema.

En la rutina de limpieza del hogar, es común que ciertos espacios y objetos queden relegados, especialmente aquellos expuestos a las inclemencias del tiempo. Un ejemplo claro son las rejas de ventanas y puertas, cuyo propósito va más allá de la seguridad, contribuyendo también a la decoración del hogar. Con el tiempo, estos elementos tienden a acumular una considerable cantidad de óxido. Sin embargo, un sencillo truco casero con bicarbonato de sodio promete devolverles su esplendor original.

La limpieza del hogar no solo es esencial para la salud y la prevención de enfermedades, sino que también refleja mucho sobre la personalidad de quienes lo habitan. En ocasiones especiales, como reuniones masivas, el estado de los objetos del hogar puede causar una impresión significativa. Por lo tanto, es vital mantener incluso las rejas libres de óxido, un problema común que puede resolverse con una mezcla de bicarbonato de sodio y otros elementos caseros.

Las zonas exteriores del hogar, frecuentemente olvidadas en las rutinas de limpieza, sufren especialmente de la acumulación de óxido. Este problema no solo afecta la apariencia, sino que también compromete la integridad del metal. La exposición continua al aire y la humedad desencadena un proceso de oxidación que resulta en manchas anaranjadas o rojas. Afortunadamente, existe una solución sencilla y efectiva utilizando materiales que todos tenemos en casa.

Te puede interesar...

Para llevar a cabo este método casero se necesitan los siguientes elementos:

  • Una papa cruda
  • Jabón para platos
  • Bicarbonato de sodio

El procedimiento es bastante simple. Primero, se corta la papa cruda a la mitad. Luego, en la parte descubierta, se aplica una mezcla de bicarbonato de sodio y unas gotas de detergente para platos. Con esta preparación, se frota la superficie oxidada de las rejas y se deja actuar durante unas horas. Finalmente, se enjuaga con abundante agua, revelando una superficie limpia y renovada.

FUENTE: A24