Caso Turcumán
Lunes 23 de Julio de 2018

En silencio, Claudia Moya esperará a que pasen los testigos ante el juez para defenderse

Comienza uno de los juicios más esperados del año, Claudia Moya será juzgada desde este miércoles en la sala III de Tribunales. La instrucción fue durísima y la acusó de homicidio agravado por el vínculo, luego de asestarle una puñalada en el corazón. Ella llegará en silencio y escuchará la batería de testimonios antes de lanzar su verdad. Su pareja, Alfredo Turcumán murió 9 días después por complicaciones, en el hospital.

/// Por María Eugenia Vega

Comenzó la cuenta regresiva para que Claudia Antonella Moya (24) sea juzgada por la sala III de la Cámara Penal, ya que este miércoles, el juez Maximiliano Blejman arrancará con la evaluación de las acusaciones en su contra. La instrucción, que apuntó a echarle luz a lo ocurrido la noche del 13 de junio de 2017, cuando Alfredo Turcumán resultó herido por una puñalada certera en el corazón, señaló a la joven como responsable inmediata de la muerte de ese hombre, que fue 9 días después del hecho, tras estar internado en la Terapia Intensiva del hospital Rawson. Si bien la familia de Claudia sostiene que este último punto será señalado con el dedo y a viva voz por la defensa de la joven, representada por Carlos Reiloba, esa acusación no consta en el expediente por lo tanto no será analizada. La joven llegará al juicio en silencio y se defenderá luego de escuchar la batería de testigos que le correrán en contra y aquellos que lo harán a favor. Se espera que la chica se defienda finalmente apuntando que su pareja la atacó por la espalda y ella se defendió, estando embarazada. Mientras tanto, la acusación contra Claudia sigue siendo dura y promete darle continuidad a la línea de la instrucción de primera instancia que sostuvo que la joven actuó a traición y sin escrúpulos.




El juicio comenzará a las 9 este miércoles, con la presencia de alrededor de 10 testigos que serán presentadas por ambas partes. Se estima que el juicio no se prolongue más de dos semanas, ya que los únicos convocados para contarle al juez lo que saben serán médicos y personas del entorno de la pareja. La primera versión de lo ocurrido salió de la boca de Claudia cuando ella dijo que todo fue por un accidente. Que Alfredo había estado manipulando un cuchillo para arreglar el picaporte de la puerta de su vivienda cuando una mala maniobra terminó por lastimarlo. Esta versión se desplomó a las pocas horas, luego de que los médicos del hospital Rawson recibieran a Turcumán casi al borde de la muerte con la puñalada en el corazón.



En ese contexto, la familia de Moya asegura que Alfredo terminó falleciendo porque los médicos no lo atendieron debidamente; que el joven no llegó inconsciente al hospital y que sangraba poco, porque su lesión había sido interna. Tenía síntomas de hemorragia, pero no le dieron mayor atención. "Cuando tuvo el paro cardíaco, a Alfredo lo operó un clínico, porque el cardiólogo nunca llegó. Eso tampoco salió a la luz. A ese chico se lo comieron los médicos, que no lo asistieron como correspondía ni a tiempo", al menos eso fue lo que manifestó la madre de Claudia Moya a sanjuan8.com. Pero esa versión no fue analizada por el juez Benedicto Correa, quien sostuvo, terminada la instrucción, que la joven actuó de manera fría y consciente, que la puñalada fue letal, similar a la que tuvo Ismael Cajas, un joven que había muerto en medio de un robo días antes de este crimen. También, el juez señaló a Claudia como una persona inescrupulosa con rasgos perversos.



Lo cierto es que Claudia Moya no la está pasando bien desde que sucedió el hecho. La joven dio a luz a su hija y la mantuvo con ella hasta el domingo pasado que la entregó a su familia. Ella no come ni duerme por estos días y no es para menos, ya que la condena que podría recibir es de prisión perpetua. Sobre la estrategia que tejerá la defensa para zafar de semejante pena, el abogado de Moya se ha mantenido cauto y no ha soltado prenda, pero se espera que apele a la bondad del juez para atenuar la acusación.

Comentarios