Policiales
Lunes 17 de Septiembre de 2018

Analizan trasladar al cura acusado de abuso sexual al Penal de Chimbas

Lleva dos semanas detenido en la Central de Policía. El juez Adárvez evalúa si corresponde que vaya al Servicio Penitenciario y lo podría decidir esta semana.

El sacerdote acusado de abuso sexual está detenido en la Central de Policía desde que se entregó, pero esa situación podría cambiar en los próximos días. Fuentes judiciales aseguraron que el juez Guillermo Adárvez está evaluando trasladar a Walter Bustos al Servicio Penitenciario, para que continúe alojado allí mientras se sustancia la causa penal en su contra. Sobre el cura hay tres denuncias y su abogado pidió una ampliación de indagatoria, para que dé su versión de los hechos que le imputan.

Bustos fue denunciado a fines del mes pasado por un presunto abuso sexual de un sobrino de 15 años, el juez que entendió en el caso inicialmente lo mandó a detener y el 31 de agosto se entregó en la Central de Policía. La semana pasada fue llamado a indagatoria, el sacerdote se abstuvo y aunque el magistrado mantuvo la prisión preventiva, volvió a los calabozos del edificio de calle Entre Ríos.

El juez que entendió primero fue el subrogante Ricardo Grossi, después fue el turno de Pablo Flores (estaba suspendido y volvió a su cargo), quien casi de inmediato se inhibió por ser amigo del sacerdote. El expediente pasó a Adárvez, titular del Juzgado de Instrucción N° 3, quien ahora deberá decidir cuál es la suerte del cura en la etapa de instrucción.

Una de las primeras cosas sobre las que puso el ojo Adárvez es dónde continuará preso Bustos. Según las fuentes, el magistrado analiza si ordena que continúe con la prisión preventiva en el establecimiento penitenciario de calle Benavidez. "En la gran mayoría de los casos es así", aseguró un funcionario judicial en relación al eventual traslado del cura que está sobre el tapete.

La primera denuncia contra Bustos es por un supuesto abuso sexual a su sobrino de 15 años (hijo de su hermana), que se habría consumado cuando tenía 9. Después recibió dos denuncias más: fueron de dos hermanos mayores del nene, que también hablaron de tocamientos y actitudes sugerentes por parte del religioso.

El cura decidió mantenerse en silencio en la primera audiencia de indagatoria, pero ahora quiere hablar. Por eso, su abogado, Juan Bautista Bueno, solicitó una ampliación de indagatoria que se podría llevar a cabo durante esta misma semana. El profesional aseguró que su cliente es inocente y que "está tranquilo" y al mismo tiempo, dio a entender que todo se debe a un conflicto de naturaleza familiar y no a un ataque sexual.

Bustos trabajó durante años en Valle Fértil, no hace mucho lo habían trasladado a Angaco, donde su tarea quedó en veremos. Apenas tomó estado público la primera denuncia, el arzobispo resolvió suspenderlo en sus funciones de sacerdote hasta que la Justicia pueda determinar qué fue realmente lo que sucedió.

Comentarios