San Juan 8 > A un click > manzanilla

Cuáles son los beneficios de la manzanilla para la salud del hígado

Esta planta tiene propiedades antiinflamatorias y antisépticas. Por qué se la considera una gran aliada para la desintoxicación hepática

La manzanilla es una de las hierbas medicinales más antiguas del mundo y una de las más consumidas en infusión. Sus numerosas propiedades la han convertido en uno de los remedios naturales más populares y recurridos, en especial por sus propiedades digestivas, calmantes, antiinflamatorias, diuréticas y antisépticas.

Esta planta, también conocida como Chamaemelum nobile, tiene entre sus compuestos propiedades antiinflamatorias y antisépticas que van a mejorar el estado de nuestro cuerpo en muchos aspectos. La flor de la manzanilla puede hacer que nuestro hígado comienza a desintoxicarse durante la noche, haciendo que tenga un mejor funcionamiento durante el día.

Te puede interesar...

Para muchas personas, la manzanilla sirve para conseguir combatir el insomnio y para mejorar los problemas que surgen en el sistema digestivo. Además, se trata de una de las infusiones que más propiedades tiene para limpiar el hígado. Y es que durante la noche, consumiendo alimentos que ayuden a hacerlo, podemos limpiar nuestro organismo para sentirnos más saludables y con más bienestar.

Muchas personas utilizan la manzanilla para aliviar afecciones de manera natural. Algunos estudios afirman que las flores de esta planta contienen muchos terpenoides y flavonoides. Según los expertos, es perfecta para tomarla después de cada comida para acelerar la digestión y evitar desarrollar problemas en el estómago. Asimismo, se han estudiado sus beneficios como limpiador natural del hígado. Y es que en este se acumulan una gran cantidad de bacterias que son necesarias de eliminar.

La manzanilla es una gran aliada de la salud del hígado debido a que esta ayuda a estimular la expulsión de la bilis de la vesícula. Lo que la hace ser el complemento alimenticio perfecto para las personas que sufran problemas en este órgano de nuestro cuerpo. Además, es muy beneficiosa para evitar sufrir cólicos biliares debido a sus propiedades antiespasmódicas y sedantes.

Investigadores de la Universidad Nacional Kharkov Karazin de Ucrania llevaron a cabo un estudio en animales para evaluar los efectos protectores del hígado de los flavonoides en la manzanilla alemana contra el daño potencial de sustancias que se sabe que son tóxicas para el hígado. Específicamente, buscaron determinar cómo los flavonoides de manzanilla, presentes en el té de manzanilla, afectan el metabolismo de esfingolípidos y ceramidas en el hígado de ratas de laboratorio en las que el daño fue inducido por la introducción de tetracloruro de carbono y/o etanol. La dosificación de los animales de laboratorio con manzanilla normalizó el metabolismo de los esfingolípidos y las ceramidas, lo que evitó la muerte de las células hepáticas que de otro modo podrían ser causadas por tales toxinas.

También se considera que la manzanilla tiene una acción nerviosa en el cuerpo, lo que significa que se usa para calmar los nervios y ayudarnos a relajarnos y conciliar el sueño. Un estudio de 2016 de nuevas madres encontró que los voluntarios que bebieron té de manzanilla todos los días durante dos semanas durmieron mejor y tendieron a tener menos síntomas de depresión que los sujetos que no bebieron el té. Otra investigación de 2017 encontró que los pacientes de edad avanzada que tomaron una dosis mayor de extracto de manzanilla que la administrada en el estudio de 2011 durmieron significativamente mejor que los participantes del estudio que no tomaron el extracto de manzanilla.

Finalmente, esta hierba tiene efectos antiinflamatorios que ayudan aún más al cuerpo a lidiar con los intermedios de desintoxicación que pueden causar niveles de inflamación en el cuerpo más altos de lo normal. La manzanilla es uno de los remedios naturales más recurridos para aliviar las malas digestiones, los ardores de estómago o los dolores abdominales. Una infusión de manzanilla facilita la digestión gracias a su poder como relajante muscular y antiinflamatorio, eliminando malestares como náuseas o vómitos.

Para preparar la manzanilla en infusión se recomienda añadir una cucharada de flores a un 1 litro de agua recién hervida, dejar reposar y colar. “El té de manzanilla es muy seguro, por lo que si funciona para usted, no hay razón para dejar de beberlo”, explica Suzanna Zick, profesora asociada de investigación en el Departamento de Medicina Familiar de la Universidad de Michigan y autora principal de un estudio piloto de 2011 que evaluó el efecto del té de manzanilla en personas con insomnio crónico.

FUENTE: Infobae