San Juan 8 > Policiales > ESTAFADOR

Reconocido estafador fue denunciado por falsificar la firma de una contadora

Se trata de Rodrigo Bustos, quien fue denunciado por falsificar la firma digital de una contadora y presentarlo en reconocida prepaga que también ofrece seguros.

El nombre de Rodrigo Bustos, conocido en San Juan por acumular varias denuncias por diferentes estafas vuelve a sonar fuerte en los pasillos del área de Defraudación y Estafas de la Policía de San Juan por una nueva acusación en su contra.

Te puede interesar...

Es que ahora una contadora lo denunció por una presunta falsificación de documentación. Delito que Bustos ya cometió años atrás e incluso lo llevó a una detención. Según pudo saber sanjuan8.com, Rodrigo Bustos habría presentado en una reconocida prepaga dedicada también a la venta de seguros un comprobante de pago por una póliza de transferencia “trucha”.

Esta situación fue advertida por la aseguradora y fue así que se comunicaron con la profesional que figuraba en dicha certificación de ingresos y advirtieron que la firma era apócrifa ya que la contadora no conoce a Bustos.

La profesional llegó hasta el área de Defraudación y Estafas y realizó la denuncia en contra de Bustos y se inició una investigación policial. Lo que se cree es que el denunciado sacó la firma de la contadora de un balance que se presentó únicamente en una ONG y la usó para solicitar una póliza.

Los antecedentes de Rodrigo Bustos

Pedro Rodrigo Bustos fue un exproveedor del municipio de Caucete, pero antes de eso en el 2017 estuvo preso por estafa y también fue denunciado por comprar un vehículo con cheques robados.

Bustos se hizo conocido en julio del 2016 cuando aparecieron al menos 5 denuncias en su contra por estafas. Y su caso despertó interés porque prestaba servicios a la comuna de Caucete y se lo llegó a vincular con el intendente Julián Gil.

Después volvió a caer por otra supuesta maniobra delictiva con la compra de un Peugeot 206 a un señor de apellido Fernández, de Capital. El denunciante afirmó que vendió ese coche a Bustos por un valor de 140.000 pesos y que éste le pagó con 4 cheques diferidos.

El problema es que, llegado el momento, Fernández fue al banco para cambiar esos cheques y uno a uno se los fueron rebotando porque estaban denunciados como robados.