San Juan 8 > cerebro

Cómo afecta la soledad a nuestro cerebro

Un nuevo estudio publicado en la revista científica Nature descubre algunas diferencias fundamentales en el "cerebro solitario"

Esta temporada de Fiestas será solitaria para muchas personas, ya que el distanciamiento social debido a la pandemia por coronavirus continúa, y es importante comprender cómo el aislamiento afecta nuestra salud. Un nuevo estudio muestra que existe una especie de firma en el cerebro de las personas solitarias que las distingue de manera fundamental, según las variaciones en el volumen de las diferentes regiones del cerebro, así como también según la forma en que esas regiones se comunican entre sí a través de las redes cerebrales. En esta nota, cómo afecta a nuestro cerebro la soledad.

Las imágenes por resonancia magnética han mostrado algunas formas interesantes en las que la soledad parece alterar el cerebro humano, específicamente una parte del cerebro conocida como la red predeterminada, que está involucrada en pensamientos internos como el recuerdo, la planificación futura, la imaginación y el pensamiento en los demás.

Los investigadores encontraron que las redes predeterminadas de personas solitarias estaban conectadas con más fuerza y que el volumen de materia gris en estas regiones era mayor. Esto puede deberse a que es más probable que quienes se sienten solos usen la imaginación, los recuerdos del pasado o las esperanzas en el futuro para superar su aislamiento social.

En general, un mayor volumen de materia gris en el cerebro indica una mayor integridad del circuito neural, explica Nathan Spreng, autor principal del estudio, del Montreal Neurological Institute-Hospital, también conocido como Montreal Neuro o The Neuro, (Instituto-Hospital de Neurología de Montreal de la Universidad McGill). Cuando las personas aprenden a hacer malabarismos, por ejemplo, las regiones de materia gris de la corteza motora, la parte de su cerebro involucrada en el movimiento y el control, aumentan de tamaño. De manera similar, este nuevo estudio encontró que las regiones de la red predeterminada también pueden crecer en tamaño con la soledad.

Se sabe que la red predeterminada está involucrada en el procesamiento de información social y la memoria. “Las personas solitarias tienden a imaginar el mundo social en mayor grado, así como a imaginar y recordar más las experiencias sociales”, dice Spreng. “Entonces, creemos que en ausencia de estimulación social en el mundo, el cerebro está compensando al regular estas funciones de la red predeterminada”.

Spreng asegura que esta “regulación positiva” conduce a un mayor volumen de materia gris y una mayor integridad del fórnix, que es el haz de fibras nerviosas que transporta señales desde el hipocampo a la red predeterminada.

El estudio encontró que la soledad se correlacionaba con diferencias en el fondo de saco: en las personas solitarias, la estructura de este tracto de fibra se conservaba mejor. “No tenemos evidencia causal directa de estos cambios, pero este estudio proporciona evidencia sugerente de este efecto”, agrega.

Los hallazgos fueron descubiertos cuando Spreng y su compañero de trabajo Danilo Bzdok de la Universidad McGill en Canadá examinaron las imágenes de resonancia magnética, la genética y las autoevaluaciones psicológicas de aproximadamente 40.000 adultos de mediana edad y mayores del UK Biobank, una base de datos de acceso abierto disponible para los científicos alrededor del mundo. Luego compararon los datos de resonancia magnética de los participantes que informaron que a menudo se sentían solos con los que no.

La soledad se reconoce cada vez más como un problema de salud importante. Estudios anteriores han encontrado correlaciones entre una mayor soledad y una disminución de la memoria y una función cognitiva más deficiente en general. También se ha relacionado con un mayor riesgo de demencia, específicamente la enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores dijeron que comprender cómo se manifiesta la soledad en el cerebro podría ser clave para prevenir enfermedades neurológicas y desarrollar mejores tratamientos.

Bzdok, investigador de The Neuro y del Instituto de Inteligencia Artificial de Quebec, sostiene: “Apenas estamos comenzando a comprender el impacto de la soledad en el cerebro. Ampliar nuestro conocimiento en esta área nos ayudará a apreciar mejor la urgencia de reducir la soledad en la sociedad actual “.

El estudio sugiere que los cambios en la red predeterminada y el fórnix tienen que ver con la forma en que los humanos son sociales y la importancia de estar inmersos en un entorno social conectado. “En ausencia de esta experiencia de conexión social, el cerebro parece compensar”, añade Spreng.

FUENTE: Infobae