Comscore

CORONAVIRUS

Una verdad que duele: “Los pacientes morirán aislados y los familiares no podrán despedirse”

La frase atravesó la conferencia de prensa de la jefa de Epidemiología que, por primera vez, se mostró conmovida por las palabras que le tocaba transmitir. “No hay casos en San Juan, pero hagamos lo que nos piden en esta cuarentena; quedémonos en casa”, pidió.
Por María Eugenia Vega

Este jueves, las palabras de la jefa de Epidemiología movilizó a más de uno por su tenor. La realidad aterradora que envuelve a la pandemia que lastima al mundo, comienza a tocarnos de cerca. Las ocho víctimas registradas en el país, hasta hoy, significan más familias destruidas. Las autoridades lo saben y, ante el contexto mundial y las consecuencias que puede traer un solo caso positivo de coronavirus en San Juan, trabajan en los detalles del peor escenario.

Por la crudeza de esta realidad, Jofré brindó unas palabras, previo a las preguntas de la prensa, a todos los sanjuaninos. “Si bien en San Juan no tenemos virus circulante, ni casos confirmados, es importante hacer hincapié en cómo va creciendo la curva de la que hablábamos el otro día con respecto a los casos a nivel nacional. Ayer se diagnosticaron 117 casos nuevos, con lo cual en Argentina ya tenemos 502 casos; las cifras de pacientes fallecidos aumentaron a 8. No son sólo números. Ocho personas fallecidas, significa que son ocho pacientes que perdieron sus familias, que no los van a ver más y que mueren aislados”, comenzó.

LEE TAMBIÉN:
La historia de vida de las ocho personas fallecidas en Argentina por la pandemia

LEÉ TAMBIÉN:La historia de vida de las ocho personas fallecidas en Argentina por la pandemia

Jofré se mostró conmovida por la situación y, con la voz entrecortada, confió una infidencia. “Hace dos semanas dialogábamos con la señora ministra sobre la evolución del virus, que en ese momento era una epidemia; aún no teníamos la definición de pandemia de la OMS. En virtud de la elaboración de las recomendaciones, la ministra me dijo: Moni, tenemos que preparar las recomendaciones para manejo de cadáveres”, ante ese panorama y con un silencio que cortó el relato, admitió: “Créanme que es algo muy duro, porque no se van a poder despedir de sus familiares. Haber trabajado en esas recomendaciones realmente ha sido duro. Tener que calcular las bolsas mortuorias que podemos llegar a necesitar, también”, lanzó.

La intención de llevar conciencia a las personas que aún no piensan en esta catástrofe y en que pueden perder la vida o la de sus familiares, insistió: “Vuelvo a repetir lo que todos los días venimos insistiendo durante esta cuarentena. Quedémonos en casa”.