Comscore

CORONAVIRUS

Protocolo de la muerte que llega en soledad: San Juan preparó el traslado de cadáveres aislados

Aunque no se han registrado casos positivos, y mucho menos fallecidos por el Covid-19, la Provincia desarrolló el detalle del procedimiento que hará en caso de tener víctimas. Sin velorios y a cajón cerrado por peligro de contagios.
Por Maria Eugenia Vega

No es un simple virus; es el de la muerte en soledad. El coronavirus no sólo mata, sino que termina con la posibilidad de una despedida digna, del último adiós a sus víctimas. No es cierto que todos mueren por esta pandemia, pero sí lo es el hecho de que es un virus mortal y el mundo lo está padeciendo así.

En ese contexto, San Juan se prepara para lo peor. La orden de Gobierno es prever lo necesario para que este virus no sorprenda a los sanjuaninos sin las herramientas para combatirlo y con esa mentalidad pensó en todos los detalles.

La peor parte, según lo confió esta semana pasada la jefa de Epidemiología, Mónica Jofré, fue preparar el protocolo de traslado de cadáveres en caso de tener víctimas por este flagelo mundial. "Tener que calcular las bolsas mortuorias que vamos a necesitar fue tremendo", reconoció, confirmando luego que fueron 400 las adquiridas por la provincia.

LEE TAMBIÉN:
Calcularon una compra de 400 bolsas mortuorias para San Juan

LEÉ TAMBIÉN:Calcularon una compra de 400 bolsas mortuorias para San Juan

Sin dudas, esta es la parte más dura que hay que afrontar. El adiós que no será. Porque, según lo ha recomendado la OMS, no se pueden velar los cuerpos de las víctimas porque son focos contagiosos del virus.

Entonces, mirando los protocolos que ya están implementando las grandes ciudades del mundo, San Juan decidió diseñar el suyo propio cuidando los detalles.

Si bien no está prohibido el entierro de los cuerpos, en otras naciones no lo recomiendan. Sin embargo, en esta provincia puede ocurrir aunque el consejo es optar por la cremación. En San Juan hay un crematorio en funcionamiento, en el Cementerio San Miguel en Rawson que, si bien quedó en manos privadas, el Ministerio de Desarrollo Humano tiene un convenio vigente con este servicio.

En cuanto al protocolo que se aplicará en estos casos, de concretarse una muerte en el Hospital Rawson, donde quedarán internados todos los pacientes con coronavirus, como primera medida; la víctima se colocará en un féretro cerrado (sellado) que irá directo a su sepelio.

Por esa razón, Jofré había destacado que "los familiares no podrán despedirse de las víctimas" y esa es la parte más dolorosa de todas.

LEE TAMBIÉN:
Una verdad que duele: “Los pacientes morirán aislados y los familiares no podrán despedirse”

LEÉ TAMBIÉN:Una verdad que duele: “Los pacientes morirán aislados y los familiares no podrán despedirse”

El personal que tenga contacto con los cuerpos deberá usar delantal de manga larga, guantes de látex y protección facial porque existe riesgo de salpicaduras de líquidos corporales del paciente o secreciones en el cuerpo o la cara del miembro del personal, según lo ha determinado la Sociedad Argentina de Infectología.

La persona que lo vista será una encargada del área de Salud y no un familiar como comúnmente sucede. El cuerpo se colocará en una bolsa mortuoria especial y luego al cajón cerrado. Esta bolsa se utiliza por el riesgo de que el féretro se filtre o libere gases de alguna manera.

No se utilizarán las morgue de los hospitales (salvo alguna excepción previamente calificada) y mucho menos de una autopsia del Poder Judicial. En este caso, el traslado es inmediato.