San Juan 8 > País

Uno de los secretarios privados de la presidente Cristina Fernández presentó la renuncia

Pablo Barreiro había ingresado a la Unidad Presidencial en 2010. Es hijo del histórico jardinero de la familia presidencial. Su dimisión fue aceptada y publicada en el Boletín Oficial.

Después de 5 años acompañando a la presidente Cristina Kirchner, dejó su cargo uno de los secretarios privados. Se trata de Pablo Barreiro, quien se había incorporado a ese grupo selecto de administrativos oficiales allá por enero de 2010.

"Acéptase, a partir del 8 de junio de 2015, la renuncia presentada por el señor Pablo Erasmo Barreiro (D.N.I. N° 30.422.135) al cargo de Secretario Adjunto de la Presidenta de la Nación", señala el Decreto 1158/2015 publicado hoy en el Boletín Oficial.

Te puede interesar...

Barreriro era uno de los encargados de llevarle la agenda y cargar con los apuntes que la presidente utiliza en cada acto o viaje. En la resolución, que lleva la firma de la propia Cristina Kirchner y del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, se le agradece "al funcionario renunciante los valiosos servicios prestados en el desempeño de su cargo".

Barreiro es conocido desde niño tanto por la mandataria como por el ex presidente Néstor Kirchner. El padre de Barreiro, Ricardo Barreiro, más conocido como "el jardinero" de la familia, también fue uno de los secretarios privados del fallecido ex presidente.

Tanto Pablo como Ricardo Barreiro, crecieron con el calor del Frente para la Victoria. Barreiro padre pasó de encargado de la residencia de la gobernación en El Calafate en los noventa, a empresario hotelero en los últimos 10 años. Es el dueño de un hotel spa 5 estrellas en Tucumán, cabañas en la villa turística santacruceña y empresas de transporte y logística.

Pablo también aprendió rápido. Hace poco más de dos años inauguró Campo Grande, un emprendimiento gastronómico que se lleva todas las miradas en El Calafate. Campo Grande SRL es la sociedad que gerencia el nuevo restaurante. Los socios son los Barreiro, padre e hijo, que reconocen una inversión de 100 mil pesos. La sociedad abarca la posibilidad de realizar emprendimientos, además de gastronómicos, hoteleros, faena de animales, espectáculos públicos y organización de eventos.