San Juan 8 > Información General

Massa y De la Sota dieron el puntapié a los debates y se dijeron de todo

Los precandidatos presidenciales del frente Una Nueva Alternativa (UNA) se lanzaron dardos sobre sus gestiones; justicia y transparencia y desarrollo económico, los ejes.

Los precandidatos presidenciales del frente Una Nueva Alternativa (UNA), el diputado nacional Sergio Massa y el gobernador de Córdoba José Manuel De la Sota , participaron esta noche del primer debate camino a las PASO de agosto.

Este intercambio, el primero de los tres que UNA programó antes de las elecciones primarias, giró sobre dos ejes: desarrollo económico y justicia y transparencia.

Te puede interesar...

En el primer tramo del debate, y convencidos de que necesitaban captar el interés del electorado y diferenciarse, los candidatos expusieron por qué merecen gobernar el país para luego comenzar a hacerse preguntas, por momentos plagadas de chicanas, entre ellos.

En este segmento, De la Sota le enrostró en varias oportunidades a Massa su pasado kirchnerista, en tanto que el tigrense respondió sus chicanas y lo acusó de endeudar Córdoba y de no bajar los índices delictivos. El referente del Frente Renovador (FR) utilizó carteles para sostener algunos de sus dichos, mientras que el cordobés se respaldó en su retórica y los consejos de sus asesores.

"En la Argentina la torta es muy chiquitita y necesitamos hacerla más grande. Tenemos que renovar, entre otros, el sector vivienda e infraestructura, para generar empleo y estimular la economía", dijo Massa

El debate registró un intenso cruce cuando De la Sota le preguntó a Massa qué hizo en materia de justicia y transparencia cuando fue jefe de Gabinete del gobierno de Cristina Kirchner, en el que hay varios funcionarios acusados de "corrupción", recordó. Entonces, el diputado respondió: "Esa situación no tuve que vivirla. Tuve el coraje de enfrentarme, irme y ganarles las elecciones. Ninguno de mi equipo, no solamente yo, fue investigado por corrupción". Luego le pidió a De la Sota no tirarse "el coche encima" ni hacer uso de "chicanas de la vieja política". De la Sota, además, lo acusó de tener propuestas que "son poco consistentes, mucha propaganda", y disparó a la cámara: "Mientras él habla yo tengo que gobernar, mientras él propone yo hago".

El tigrense consideró los resultados como un tema "central" para la política, y recordó: "Yo bajé un 80 por ciento el delito (en Tigre) y en Córdoba subió".

En ese sentido, el gobernador cordobés dijo que lo asusta que tenga "criterios como los de [el secretario de Seguridad, Sergio] Berni" y detalló: "Córdoba, comparado a tu ciudad tiene un índice de delito más bajo".

El caballito de batalla de De la Sota fue la rebaja impositiva: prometió "una baja del 30 por ciento en los impuestos" y disminuir "un 10 por ciento la inflación por año".

El gobernador cordobés usó el espacio destinado a la repregunta para indicar cuáles fueron los impuestos que bajó en su provincia, a lo que Massa respondió mostrando a cámara carteles con los índices de endeudamiento de Córdoba: "A veces el mantel termina siendo corto. Hay que plantear de verdad una rebaja de impuestos".

Ante la acusación de Massa, De la Sota fue incisivo en su respuesta: "No endeudamos Córdoba. Lo hizo el organismo que usted presidió", en referencia a la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses).

Respecto a las claves para el desarrollo económico, De la Sota prometió tener como "objetivo central" la "creación de nuevo empleos", y pronosticó "una baja del 30 por ciento en los impuestos", disminuir "un 10 por ciento la inflación por año".

Por su parte, Massa afirmó que "la Argentina no puede volver para atrás. Ni el ajuste ni el endeudamiento", y revalidó su idea de "bajar impuestos" en caso de ser presidente.

No vamos a tocar los subsidios de quienes tienen la necesidad de ser atendidos, aseguró De la Sota

Ante la pregunta sobre la eliminación de los subsidios al transporte y a los servicios ambos precandidatos sostuvieron, a su manera, que los van a mantener.

Massa manifestó: "En la Argentina la torta es muy chiquitita y necesitamos hacerla más grande. Tenemos que renovar, entre otros, el sector vivienda e infraestructura, para generar empleo y estimular la economía. La Argentina no puede resolver de un día para el otro el tema de los subsidios al transporte y los servicios porque las clases media y baja van a sufrir con su eliminación".

Por su parte, De la Sota subrayó que hoy el Estado gasta más en subsidios mucho más que en programas sociales.

"Nosotros planteamos una eliminación selectiva [de los subsidios] dentro de un combo. Para eso, no vamos a ajustar sino a rebajar en un 30% los impuestos y vamos a mejorar las ayudas sociales, pero la rebaja de impuestos se le otorgará a quién cree más impuestos, al que más exporta", dijo el gobernador cordobés.

"Pero no vamos a tocar los subsidios de quienes tienen la necesidad de ser atendidos", concluyó.

Agencia DyN