Comscore

150 AÑOS DE LA POLICÍA: UN CAMINO EN BUSCA DE JUSTICIA

Los primeros pasos y funciones en imágenes de la policía sanjuanina: la historia nunca antes contada

Al cumplirse los 150 años de la Fuerza Provincial, sanjuan8.com realiza una construcción histórica sobre archivos y material inédito.

/// Por María Eugenia Vega Después de la Batalla de La Rinconada, el 12 de enero de 1961, cuando se produjo el fatídico asesinato del abogado y gobernador Antonino Aberastain, el hombre que se inmoló para defender el territorio sanjuanino del intento de invasión puntana, las autoridades nacionales decidieron designar como gobernador de la provincia a Domingo Faustino Sarmiento, un año más tarde. En el ejercicio de sus funciones diseñó un decreto declarando a un grupo de personas como miembros y responsables de la primera policía ciudadana de San Juan con reglamento interno, que años después tomaría fuerza de ley, la 404. Luego de ese pedido, Sarmiento autorizó la compra de 50 uniformes y fue el primer paso, pensando en una fuerza policial local. Esta información que hasta ahora no había estado impresa en ningún libro de historia, cuya fuente tiene su origen en el Museo Agustín Gnecco, surge de una publicación del antiguo Diario El Zonda, que presenta un error de tipeo en la descripción del año de publicación: debería decir 1862. De esta manera, Sarmiento marcó el inicio de lo que fue la fuerza sanjuanina, muy importante para esa época, de donde luego saldrían los gobernadores provinciales.

La Policía, en aquel entonces, tuvo su nacimiento oficial el 15 de diciembre de 1869, gracias a la aprobación de la ley orgánica 404, donde se especificaba que el uniformado tenía atribuciones de funcionario público. Entonces, hacía a la vez de intendente, servidor municipal; y también tuvo a cargo los servicios auxiliares de justicia, tales como la del fiscal y un juez de faltas, con la regulación de las ordenanzas. Su campo de acción era muy amplio, pero esto no era del todo bueno porque el número de uniformados era escaso, pero las funciones eran de gran alcance. Esta situación se daba porque aún no existía la creación de municipios que se encargarían más tarde de las necesidades y servicios de la comunidad.

En los institutos de formaciones policiales, a fines de la década del 30', una de las tareas designadas era el aprendizaje de la esgrima. Parte del material que se utilizó en aquella época, se pudo rescatar y ahora se exhibe en el museo policial que lleva el nombre del historiador. Muchos se preguntan por qué los pliegos, los archivos y las reliquias permanecieron guardados en una habitación oscura, casi olvidadas, pero lo cierto es que, con los años, las adversidades que sufrieron los edificios de la fuerza, tras el terremoto de 1944, imposibilitaron la labor de mantener intacta la muestra y se fue acumulando con los años en el archivo que estaba ubicado en calle Benavidez.