Comscore

A UN CLICK

Cumple 100 años hoy la radio argentina: ¿qué se escuchó en el debut?

A los pioneros los llamaban "los locos de la azotea" y apostaron a una tecnología revolucionaria en su tiempo.

La noche del 27 de agosto de 1920, unos porteños aficionados a la radioelectricidad se convirtieron en los primeros oyentes radiales locales, al escuchar la transmisión de la ópera Parsifal de Wagner, interpretada por la orquesta del Teatro Constanzi de Roma y la compañía lírica del Teatro Municipal de Río de Janeiro, de visita en Buenos Aires.

La señal era irradiada desde la terraza del Teatro Coliseo, en Cerrito y Charcas, con un transmisor de 5 watts ubicado en el “paraíso” del teatro. Solo en Holanda y Canadá se habían registrado hasta entonces emisiones radiales de este tipo. Recién unos meses después, el 2 de noviembre, se produjo la primera transmisión de radio en los Estados Unidos.

Sus artífices serían conocidos como los “locos de la azotea”. Eran integrantes de la clase porteña más acomodada: Enrique T. Susini, Teodoro Bellocq, Miguel Mujica, César Guerrico y Luis Romero Carranza. Tras su emisión de prueba, comenzaron a transmitir de manera regular en un horario preestablecido.

Fundaron la Sociedad Radio Argentina, que obtuvo la primera licencia de radiotelefonía del país. Por entonces, los equipos receptores, las radios de galena, no tenían parlantes sino audífonos. Eran artefactos costosos, a los que sólo accedían personas de alto poder adquisitivo.

El diciembre de 1922 se creó Radio Sud América, con una potencia de 500 watts. En marzo de 1923 transmitió por primera vez Radio Cultura, con Francisco Brusa como speaker, operador y disc jockey. Esta radio además presentaba tandas publicitarias.

​La pelea de Luis Angel Firpo contra Jack Dempsey fue un acontecimiento que se siguió al instante por radio a galena y por las pizarras de los grandes diarios.Felipe Pigna, historiador

Después Brusa se convirtió en dueño de su propia emisora, Radio Brusa (luego LR5 Radio Excelsior), cuyos estudios estaban en Maipú 462 y su planta transmisora en Monte Grande. Ese año surgió TCR, del industrial Francisco Busso.

El 23 de mayo de 1923, comenzó a transmitir T. F. Grand Splendid Theatre, del ingeniero Antonio Devoto y su socio, Benjamín Gaché. Funcionaba en la planta alta de ese teatro, en Santa Fe 1876, donde Max Glücksmann había establecido la sala cinematográfica y hoy es una librería.

El 6 de septiembre de 1924, con la incorporación de una gran antena, se inauguró oficialmente LOW Radio Grand Splendid. (1)

En nuestro país, la radio fue clave el 14 de septiembre de 1923. Ese día, en el Polo Grounds de Nueva York, por primera vez un boxeador argentino, Luis Angel Firpo, peleaba por un título mundial, enfrentando al campeón estadounidense Jack Dempsey.

Desde el lugar de la pelea, el relato se transmitía hasta la antena de Transradio Internacional, en Villa Elisa, de ahí a Radio Sudamérica y, finalmente, a Radio Cultura.

Los pocos poseedores de receptores de galena siguieron la pelea que paralizó a Buenos Aires, con miles de personas frente a las pizarras de los grandes diarios, que actualizaban las alternativas. Firpo derribó a Dempsey y lo lanzó fuera del ring. El árbitro demoró el conteo y le dio tiempo al campeón para recuperarse y ganar por knock out.

La radio se iba imponiendo y la música popular comenzaría a encontrar una extraordinaria fuente de difusión. A partir de 1924, el reemplazo de las radios de galena por las de válvula convirtieron al medio en un fenómeno colectivo. Al contar con parlantes, en lugar de auriculares, los oyentes comenzaron a reunirse alrededor de la radio en cafés, clubes de barrio, oficinas y casas a escuchar los célebres radioteatros y a sus artistas preferidos.

Citas: 1. Oscar del Priore, “Gardel y la radio”, en http://www.todotango.com/historias/cronica/220/Gardel-en-la-radio/; Analía G. Eliades, “Historia legal de la radio y la televisión en Argentina”, en Oficios Terrestres, nº 13, 2003, pág. 32-56, disponible en http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/48546; Collier, op. cit., pág. 78.

EM