San Juan 8 > Espectáculos

Luto en los escenarios por la muerte de Renán

Fue director de cine, teatro y ópera y figura central de la escena argentina. Falleció ayer a la mañana a los 82 años a causa de problemas de salud que lo aquejaban y que lo tuvieron internado durante las últimas semanas.

El director de cine, teatro y ópera y figura central de la escena argentina Sergio Renán falleció ayer a la mañana a los 82 años a causa de problemas de salud que lo aquejaban y que lo tuvieron internado durante las últimas semanas.

Al artista, que en cine fue autor de reconocidos filmes como La tregua, Gracias por el fuego y El sueño de los héroes, debieron practicarle una traqueotomía por un cáncer de laringe que durante mayo pasado le impidió presenciar su última creación, la dirección de escena de L’elisir d’amore en elteatro Colón, máximo coliseo argentino que comandó entre 1989 y 1996 y, luego, brevemente, en 2000.

Te puede interesar...

En el Colón también dirigió puestas como Manón, Rigoletto, Otello, Cosi fan tutte y Lady Macbeth, con la dirección orquestal de Mstislav Rostropóvich, que estrenó en 2000 en el Teatro Real de Madrid.

Renán nació con el nombre de Samuel Kohan el 30 de enero de 1933 y su primera incursión en el arte la tuvo como actor, faceta desde la que brilló en las películas La cifra impar, de Manuel Antín; Los siete locos, de Leopoldo Torre Nilsson; y El poder de las tinieblas, de Mario Sábato.

Para la pantalla grande dirigió nueve cintas a partir de La tregua, que en 1974 fue el primer título nacional en aspirar a un Oscar y cuyo reparto integraron figuras que como Héctor Alterio, Cipe Lincovsky, Luis Brandoni, Norma Aleandro, Marilina Ros, Walter Vidarte, Lautaro Murúa y Luis Politti, quienes integraron las tristemente célebres listas negras de la Triple A, la organización criminal estatal que anticipó el genocidio perpetrado por la dictadura.

Pese a ese antecedente, Renán aceptó realizar La fiesta de todos (su tercer largometraje después de Crecer de golpe), una propaganda del gobierno militar en torno a la conquista futbolística del Mundial ’78 disputado en el país.

Otros títulos de su obra cinematográfica fueron Sentimental, Tacos altos, La soledad era esto y Tres de corazones, estos dos últimos realizados tras padecer una pancreatitis que lo tuvo en coma por 60 días.

En ocasión de presentar su último filme, Renán confesaba que “lo que quiero con todo lo que hago es que tenga receptores, no quiero que el mío sea un trabajo onanista”.

En teatro se encargó de las puestas en escena de Las criadas, Drácula, Ha llegado un inspector, Un enemigo del pueblo y, en 2013, de la impactante Incendios, que visitaba la guerra civil en el Líbano a partir de la vida del escritor Wajdi Mouawad.

Aunque la televisión no fue el medio en el que más y mejor se desarrolló, es recordada su labor como director de Las grandes novelas que se vio por Canal 7, teatralizando a grandes novelistas de la literatura universal como Chejov, Balzac, Dostoyevski, Dickens, Flaubert, Tolstói, Zola, Stendhal y Wilde.

Durante el último festival de cine independiente Bafici, y aunque su estado era delicado, Renán participó en el lanzamiento de la versión restaurada de La tregua a 40 años de su estreno, por iniciativa de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina.

“La remasterización forma parte de todos los avances tecnológicos de los últimos años, obviamente no imaginaba que algo así podía suceder alguna vez con La tregua”, comentaba en abril último en el Bafici.

A lo largo de su extensa trayectoria por sets, escenarios y despachos, fue distinguido por los gobiernos de Uruguay, Brasil e Italia, y en 2011 se lo nombró Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires.

Era fanático de Racing Club y habitué a la platea del estadio Juan Domingo Perón. Los restos de Renán fueron velados ayer a la tarde en el teatro Colón.