San Juan 8 > San Juan

Viñateros y enólogos se mostraron molestos por las multas del INV

El Instituto Nacional de Vitivinicultura multó a 85 bodegas sanjuaninas y los sectores afectados salieron a criticar la actitud del organismo que los perjudica.

El Instituto Nacional de Vitivinicultura sancionó a 85 bodegas sanjuaninas por distintas infracciones a la Ley General de Vinos 14.878. Ante estos datos, tanto viñateros como enólogos salieron a criticar el accionar del organismo a la hora de comunicar los resultados.

Te puede interesar...

Desde el Consejo Profesional de Enólogos, su presidente, Marcelo Ureta, salió a reconocer que el "las infracciones de las bodegas son por cosas naturales del proceso, que existen y seguirán existiendo porque por ejemplo el agua es parte integrante de la composición de la uva y del vino" resaltó el dirigente en el programa de radio digital "Otra Copa".

Las tareas de fiscalización del INV abarcan desde la materia prima hasta la llegada de los productos al consumidor. Esto significa que se inspeccionan viñedos, frigoríficos, transporte de uvas y vino; bodegas, fábricas de mostos y de espumantes u otros productos. En cuanto a los alcoholes, los controles se realizan sobre manipuladores, destilerías, fábricas de metanol, comerciantes y fraccionadores.

Con respecto al modo de comunicar los resultados de los análisis, Ureta se molestó: "Es una vergüenza que el mismo Instituto filtre esa información, perjudicando a la industria en su totalidad, por fallas que no afectan a la salud de la gente. No es lo mismo que un vino tenga dos grados menos como estipulan ellos para aprobarlo, que un sachet de leche esté vencido, eso sí afecta la salud del consumidor y hay que salir a denunciarlo".

Eduardo Garcés, presidente de la Federación de Viñateros, defendió a sus colegas al negar que "la intención de los bodegueros sancionados por el INV haya sido estirar el vino con agua, porque lo que sobra hoy en día es vino".

Por último, Horacio Ripalta, gerente de la Cámara de Bodegueros dio su conformidad a los controles del organismo "son una práctica habitual, no estamos en contra de ellos, pero nos sorprende que se publiquen y de la forma en que se publican. Al público estas informaciones le hace ruido y dudan de la integridad de los elaboradores de vino porque aparecen viejos fantasmas del pasado. No hay ninguna similitud con eso porque en esa época el mercado demandaba mas vino del que se podía producir, hoy el contexto es totalmente el contrario", sentenció Ripalta en radiodelvino.com.