Videos
Viernes 09 de Noviembre de 2018

El tierno video de chicos por la Superfinal Boca-River

Son de la escuela Martín Buber y lo hicieron para bajar tensiones en la previa.

Para ellos, es sólo un partido de fútbol. "Uno gana y otro pierde", dicen. Es tan simple y cierto dicho por chicos de cuarto grado, que a veces, en la cabeza del hincha (copada por las revoluciones de la pasión futbolera), pasa desapercibido. Pero ellos piden no olvidarlo.


Los alumnos del 4to grado de la escuela Martín Buber, de la Ciudad de Buenos Aires, quisieron también ser protagonistas de la Superfinal Boca-River por la Copa Libertadores de América. Y por eso, grabaron un tierno video en el que desdramatizan la previa del partido del año con varios pedidos a jugadores, técnicos, presidentes e hinchas.


Embed

"La gente está muy nerviosa, lo vive como una guerra", dice una nena con la camiseta de Boca. "Nos gustaría que los protagonistas de este Superclásico, nos ayuden a mostrar al mundo que esto no es así", dicen otros encadenando palabras.


El video fue grabado con la idea de que todos los protagonistas lo vean para que la vorágine del día antes del partido no sea tal. "Le queremos pedir a los técnicos que hagan una conferencia juntos después del partido", es una de las solicitudes de los chicos.


"A los jugadores, que se saquen una foto todos juntos y los que pierdan que queden a aplaudir a los que ganan", dicen. "A los presidentes que vean juntos el partido en el palco", siguen. "Y que los socios de River y Boca puedan comer un asado juntos", cierran.


Ellos harán lo propio: verán el partido todos reunidos, los de Boca, los de River y los de otros equipos, comiendo una "picadita" con gaseosas.


El corto de un minuto tiene un tono similar al emotivo video que ayer difundió la AFA, con Gonzalo Pity Martínez y Darío Pipa Benedetto como protagonistas. "No trates de entenderla, disfrutala", dice Claudio Chiqui Tapia en el cierre.

Embed

"No perdamos la pasión; tampoco la cabeza", concluyen en su reflexivo mensaje. Un reclamo que, por tierno, no deja de ser un llamado de conciencia para que más allá del resultado, gane la paz y fútbol sea una fiesta.

Comentarios