San Juan 8 > Ovación

Una buena previa

Colón le ganó a All Boys por 2-0 y cortó una racha de tres derrotas consecutivas. Emmanuel Gigliotti de penal y Facundo Curuchet anotaron para el sabalero. De esta manera llega motivado al partido ante Unión.

Mariano Cassanello

ovacion@unosantafe.com.ar

Te puede interesar...

En la antesala del partido clásico y teniendo en cuenta que el equipo sabalero acumulaba tres derrotas consecutivas con siete goles en contra y ninguno a favor, lo fundamental frente a All Boys era ganar. Y así sucedió ya que Colón se impuso con justicia por 2-0 con goles de Emmanuel Gigliotti desde el punto del penal y Facundo Curuchet.

El conjunto que dirige Pablo Morant no jugó un buen primer tiempo, más allá de que estuvo cerca de ponerse en ventaja con un furibundo disparo a la carrera de Gigliotti que reventó el travesaño del arco custodiado por Cambiasso cuando se jugaban 17 minutos. Y otra en los pies de Gabriel Graciani quien remató entrando el área y el balón quedó en las manos del arquero visitante.

Sin volumen de juego, dado que Lucas Mugni en ese primer tiempo pasó desapercibido, Colón hizo lo que pudo en ataque y claro está se equivocó más de lo que acertó. Poco de Graciani y Ricardo Gómez por las bandas y con Gigliotti demasiado aislado del resto de los mediocampistas las variables ofensivas eran escasas, por no decir casi nulas.

Enfrente el Albo hacía lo que podía, que por otra parte era muy poco y se conformaba con mantener a Colón alejado de su área e intentar atacar por el sector derecho con las subidas de Hernán Grana. Precisamente el lateral puesto a jugar como carrilero complicó en algunos momentos del primer tiempo cuando enfrentaba en el mano a mano a Maximiliano Caire.

No obstante a la hora de generar situaciones de peligro en el arco de Diego Pozo, All Boys se quedó en amagues ya que el arquero sabalero no tuvo trabajo. La más concreta fue en el minuto final cuando desde la derecha ejecutaron un córner, la pelota fue peinada en el primer palo y por el centro del área Vildozo no llegó a conectar.

Lo mejor de Colón

Sin dudas que en la segunda etapa se observó lo mejor de Colón sobre todo con las variantes que fue colocando en cancha el cuerpo técnico, de todas maneras en el arranque del segundo tiempo, levantó mucho el nivel de Mugni quien había jugado mal el primer tiempo, pero que con el correr de los minutos participó de varias jugadas de ataque, recordando al jugador del año pasado.

No obstante el rendimiento del enganche sabalero se apagó rápidamente, porque pidió el cambio de manera prematura cuando mejor estaba jugando. A Morant no le quedó otra que realizar la variante y de este modo ingresó Martín Luque quien terminó siendo importante en la victoria rojinegra.

Fue nuevamente Gigliotti el que avisó de media distancia con un derechazo que impactó en el caño izquierdo de Cambiasso y rebotó en la espalda del 1 de All Boys para enviar el balón al córner. Los minutos pasaban y el equipo se impacientaba, el entrenador decidió arriesgar y dejó tres defensores, sacando a Luis Castillo para el ingreso de Facundo Curuchet.

Pero la jugada que marcó el quiebre en el partido se produjo a los 30 minutos cuando Gigliotti fue a buscar el balón al área tras un pelotazo largo desde la izquierda, el ex San Lorenzo con todo el oficio de goleador sintió un manotazo de Facundo Quiroga y se dejó caer. Diego Ceballos no dudó y marcó la pena máxima, fue el mismo Gigliotti el encargado de ejecutarla con un disparo suave al caño derecho de Cambiasso que eligió el otro lado.

Colón ganaba 1-0 y estaba bien, ya que de los dos era el que mejor había hecho las cosas, sin jugar un gran partido, pero superando a su rival. La ventaja parcial en lugar de generar confianza en el elenco sabalero, lo puso en la disyuntiva de atacar para liquidar el pleito o defender el resultado.

Terminó eligiendo la segunda, y por ese motivo sufrió algunas zozobras en los minutos finales, sin embargo en tiempo de descuento, llegó el segundo gol tras una muy buena definición de Curuchet entre las piernas de Cambiasso para decorar el marcador y que el estadio se ponga de pie alentando al equipo. El triunfo sirvió de mucho para descomprimir la situación y generar confianza, pero todos en Colón saben que están frente al partido más importante del semestre (Unión) y no deben ni pueden fallar.