San Juan 8 > País

Tras la explosión, en la cuadra del desastre hay 238 viviendas muy dañadas

En una sola cuadra el derrumbe afectó a más de 700 personas. Mañana comienzan a informar sobre los subsidios.

En la cuadra de Salta entre Balcarce y Oroño, en ambas veredas, hay 238 viviendas seriamente dañadas por la explosión del edificio, cinco locales comerciales, una obra en construcción y una cochera. Se estima que son más de 700 las personas que sufrieron los peores daños y 15 perdieron la vida (Maximiliano Vesco, de 29 años, fue el último identificado). Además, todavía buscan a seis debajo de los escombros y quedan 10 pacientes internados, uno de ellos grave.

Te puede interesar...

Mañana se podrán comenzar a tramitar en la sede de la Gobernación (Dorrego y Santa Fe) los subsidios que prometió el gobernador Antonio Bonfatti para quienes sufrieron pérdidas materiales .

Laz secretarías de Desarrollo Social de la provincia y de Promoción Social de la Municipalidad anunciaron ayer el plan de acción a seguir con quienes sufrieron grandes pérdidas materiales a raíz de la explosión por la fuga de gas en Salta 2141.

En primer lugar se terminó el relevamiento, que confirmó que son 238 las viviendas seriamente afectadas sólo en esa cuadra.

Relevaron también la situación de cada familia con el objetivo de conocer las necesidades específicas. La primera carencia que tuvieron que paliar fue la falta de vivienda. A 40 personas se les dio alojamiento en hoteles y el resto pudo ubicarse en casas de familiares y amigos.

Luego surgió la demanda por la documentación y por eso se dispusieron móviles que trabajaron en la sede de la Gobernación todo el viernes y ayer. Para los que todavía no lograron hacer el trámite, la secretaria de Desarrollo Social, Mónica Bifarello, dijo que lo podrán cumplimentar en el centro de documentación rápida (Santa Fe 1041) .

Terminado este proceso comenzará la entrega de subsidios, que se hará esta semana. A partir de mañana se convocará a los damnificados para ver qué ayuda le corresponde a cada uno. “Les podremos informar de los beneficios que tienen y además cómo gestionarlos”, explicó Bifarello. Y a lo largo de la semana se citará a cada titular para hacer efectiva la entrega del subsidio. “El proceso va a ser gradual”, aclaró la funcionaria y agregó: “Queremos darles tiempo a los que están más complicados (internados o con familiares damnificados)”.

Tras el rescate. Terminada las tareas de rescate que aún se están realizando en el edificio que explotó, lo que sigue siendo prioridad para el municipio y la provincia, quienes vivían en esa cuadra podrían volver a retirar más pertenencias.

“Estamos coordinando con la Secretaría de Estado de Hábitat, Planeamiento y Servicios Públicos la limpieza y reconstrucción de la cuadra”, declaró Bifarello.

El plan es que la gente pueda volver a ingresar a sus casas y departamentos (como lo hicieron el viernes y ayer). Habrá un segundo ingreso para retirar las pertenencias que puedan rescatar. Luego, una empresa de limpieza se ocupará de retirar los escombros. “La provincia solventará el trabajo de los lugares comunes, como por ejemplo los ingresos y hall. También podría ingresar en los departamentos, pero en compañía de los propietarios”, continuó.

Por dentro. Luego, cada dueño o inquilino deberá hacerse cargo de los arreglos interiores que requiera cada una de las viviendas.

“Lo fundamental es que la gente sepa que puede venir al centro de atención que se armó en la sede de la Gobernación para lo que necesite”, agregó la secretaria de Promoción Social, Cecilia González.

“Queremos conocer las necesidades de las familias. Las están atendiendo diferentes grupos de profesionales de salud mental, asistentes sociales y también asesores legales para cuestiones específicas”, concluyó la funcionaria municipal.

Un vecindario de estudiantes

La mayoría de la gente que vivía en Salta al 2100 eran estudiantes universitarios y personas mayores, según aseguraron desde la Municipalidad. Además, por la hora en la ocurrió el siniestro (9.40), los chicos estaban en la escuela. Eso es lo que explica que no se registraran víctimas fatales de corta edad. Además, muchos de los padres ya habían salido a trabajar.