San Juan 8 > Información General

“Todavía no sabemos exactamente cuál es la cantidad real de damnificados"

Lo aseguró Carlos Gonella, titular de la Procuraduría Adjunta de Criminalidad Económica y Lavado de Activos que participará, con apoyo técnico, en la pesquisa de la millonaria estafa de Bolsafé Valores por la cual está acusado el contador Mario Rossini. Video.

 Embed      

Un nuevo organismo del Ministerio Público Fiscal, especializado en la persecución de la criminalidad económica y el lavado de dinero, se sumó a la investigación de la millonaria estafa por la que está acusado el contador santafesino, y titular de Bolsafé Valores, Mario Rossini.

Te puede interesar...

Se trata de la Procuraduría Adjunta de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), un ente creado a fines del año pasado, (poco después de que se destapó el mega fraude), cuyo titular, Carlos Gonella y el responsable del área que investiga fraudes económicos y bancarios, Pedro Biscay, mantuvieron ayer una primera reunión formal con el fiscal federal Nº 2 de Santa Fe, Walter Rodríguez.

En diálogo con la prensa, consideraron que se trata de una causa con un impacto socioeconómico muy elevado.

Entes necesarios

“Todavía no sabemos exactamente cuál es la cantidad real de damnificados. Lo que sí queda claro, es que se trató de una maniobra tan compleja que es difícil que se reduzca a una sola personal. Por el contrario, hubo otras empresas que funcionaron de manera articulada y que se convirtieron en entes necesarios para que las maniobras se puedan llevar a cabo”, indicó en diálogo con la prensa Carlos Gonella.

—¿Cómo puede contribuir la Procelac para desentrañar ese entramado tan ceñido?

Pedro Biscay: nuestro organismo está diseñado para aportar todo lo que sea el apoyo técnico y de desarrollo de pruebas complejas en las investigaciones que están en manos de fiscales federales. Ellos tienen la titularidad directa de las investigaciones, nosotros lo que hacemos es coordinar con ellos lineas de investigación en torno a tres ejes que tienen que ver con la ruta de activos, las personas involucradas y la existencia de redes complejas, vinculadas ala captación de activos. En este caso, una de las estrategias de la investigación será reconstruir el trazado de la ruta del dinero involucrado en la maniobra.

—¿Cuál es la evaluación preliminar que hacen de la causa?

Carlos Gonella: empezamos a trabajar a partir de la denuncia que hicieron un grupo de unos 30 damnificados en nuestras oficinas. Nosotros tenemos la capacidad de actuar de oficio, y de hecho lo hacemos con constante observación. Este caso, sin embargo, se origina antes de que se creara Procelac.

Estructuras ilegales

“Por eso, en el caso Bolsafé actuamos a raíz de las denuncias e hicimos un análisis de los casos particulares que fueron denunciando los damnificados y le incorporamos elementos de pruebas que permitieron corroborar los relatos. Lo que se trasluce es que aquí la maniobra no se reduce a un solo acto, sino que es un proceso que empieza con una supuesta captación de fondos de damnificados a través de estructuras legales e ilegales. Sobre todo, a través de actividades que estarían por fuera de la regulación de la dinámica bursátil en esta región del país, y la introducción presunta de esos fondos de dinero en sociedades de bolsa de entidades financieras”, amplió Gonella.

En este sentido, Biscay consideró que en el caso de Bolsafé quedó claro que “Rossini y sus sociedades, relacionadas tanto al mercado de valores como aquellas que operaban de manera marginal y clandestina, han generado una elevada confusión en el publico inversor. Los engañaban para que colocaran fondos a invertir y en ámbitos y a través de negocios que no tenían autorización para ser realizadas en el marco del Mercado de Valores del Litoral, como es el caso de el alquiler de títulos. Ésos son negocios que no revisten un carácter básico de licitud, y generar esa confusión en el publico inversor fue el desencadenante de maniobras que afectaron profundamente el patrimonio de cientos de damnificados”.