San Juan 8 > País

Siniestro: mató con 19 años y le hallan una lista con 20 posibles víctimas

Un caso conmociona a Mendoza por estas horas. Un joven futuro estudiante de Criminalistica, Joel González (19), tramó el asesinato de un hombre y de la madre de éste en la Sexta Sección. Le encontraron un dedo de la víctima oculto en un termo.

Esporádicas relaciones sexuales con un joven de 19 años que se prostituía como taxi boy fue lo que habría buscado hace meses Hugo Montesinos (49), el hombre que fue asesinado junto con su madre en mayo pasado en su casa de la Sexta Sección, en Mendoza. Lo que el hombre no sabía era que detrás de ese rozagante muchacho se escondía un psicópata que sería un potencial y escalofriante asesino serial.

Te puede interesar...

Al joven detenido ayer, quien se caracterizaba como “dark”, la policía le secuestró un dedo que él mismo había disecado guardándolo al vacío en una bolsa tipo ziploc dentro de un termo y que se confirmó era el anular que le fue amputado a Montesinos el día del doble crimen. También tenía la billetera, un anillo y el documento de Hugo.

Además al muchacho, que se promocionaba a sí mismo como “asesino a sueldo” en las redes sociales, se le encontró una lista de unas 20 presuntas víctimas, entre las que ya estaba tachado Hugo Montesinos, y un  pormenorizado instructivo de cómo matar a alguien. De hecho el martes el joven se había inscripto en un instituto para estudiar la carrera de Criminalística.

Desde la mañana del 11 de mayo, cuando se descubrió el macabro asesinato de madre e hijo, quienes habían sido salvajemente apuñalados, los investigadores sospecharon que este doble crimen podría tener tintes sexuales. Eso sí, nunca esperaron encontrarse con un potencial asesino serial.

Varios indicadores los llevaban a pensar en eso. En principio ni Hugo, que era empleado municipal, ni su madre, Teresa (65), que se ganaba algunos pesos limpiando casas de sus vecinos, podían atesorar objetos de valor en su humilde vivienda de calle Francisco Moyano, por lo que era poco probable que el móvil hubiera sido un robo, pese a que de la casa faltaban algunas pertenencias de Hugo, entre ellas su celular.

Además en la habitación de Hugo quedó puesto en el DVD una película pornográfica y en su mesa de luz había una tarjeta de un taxi boy y varios avisos clasificados con la misma oferta sexual. A eso se sumó que Hugo fue  atacado junto a su cama matrimonial y quien lo apuñaló varias veces había estado descalzo y dejó sus huellas en el piso luego de pisar la sangre de su víctima e irse a asesinar a Teresa, que estaba en otra habitación de la  casa. De esa pisada se pudo establecer que el agresor era un hombre menudo.

Otro condimento que llamó la atención de los investigadores fue el hecho de que a Hugo le habían amputado al ras el dedo anular de la mano derecha.

Inculpado

Las primeras pistas que investigaron fueron precisamente esas ofertas sexuales que Hugo conservó en su habitación. Así se habría llegado días atrás a un joven a quien se le encontró el celular de Montesinos. Al ser detenido, él confesó que un amigo le había entregado el aparato y señaló a Joel González (19), el joven detenido ayer.

Con esa información los policías allanaron la casa del sospechoso, en Las Heras 174 de Ciudad. Allí vivía Joel con su madre y su hermanita de 8 años. Revisando una habitación la policía encontró entre las pinturas con las  que se caracterizaba como dark, la billetera, el documento y un anillo que le pertenecerían a Hugo Montesinos.

Pero el hallazgo macabro se descubrió cuando a una de las policías de Científica se le ocurrió revisar un termo que estaba guardado en un armario. Allí dentro de una bolsa tipo ziploc estaba guardado al vacío un dedo que por el paso del tiempo ya estaba casi seco. “Hemos encontrado un dedo con las tres falanges, piel y uñas que va a analizar el forense para confirmar que sea el que se le amputó a Hugo Montesinos el día del doble homicidio”, precisó ayer la fiscal de la causa, Claudia Ríos. Anoche los peritos confirmaron que era el anular del hombre asesinado.

Estudioso y planificador

“En una carpeta este chico tenía anotaciones sueltas de cómo matar a una persona y qué evidencias debía eliminar de la escena del crimen que había bajado de varias páginas de internet.

Como si hiciera un inventario enumeraba que no debían quedar huellas, ni pelos y tampoco calzados usados en el asesinato. Al parecer él pretendía seguir esos preceptos porque se le secuestraron guantes de látex”, precisó uno de los investigadores.

Al muchacho también le incautaron dos cuchillos de guerra y otros dos de gran hoja. Además Joel tenía una lista de 20 presuntas víctimas, que encabezaba Hugo Montesinos, y junto a su nombre había escrito “eliminado”.

Como para adquirir más conocimientos y avanzar en sus estudiados ataques, el martes el joven –habría sido abanderado en la primaria– se inscribió en el Instituto Superior Juan Vucetich, de Ciudad, en donde se cursa la carrera de Criminalística.

“Una de las hipótesis es que haya conservado el dedo y otros objetos de su víctima como un fetiche”, especuló ayer uno de los pesquisas abocados a este caso sin precedentes en Mendoza.

Diario Uno.