"
San Juan 8 > Mundo

Si no desayunás aumenta tu grasa abdominal

Suena el despertador y el cerebro empieza a preocuparse: “Ya hay que despertarse ¡¡y nos comimos todo el azúcar!!”. El cerebro descubre la gravedad de la situación cuando una persona decide (equivocadamente) evitar el desayuno porque quiere bajar de peso con una dieta.

La realidad es que quien no desayuna se está engañando: se come sus propias proteínas, se auto devora. La consecuencia es la pérdida de los músculos y colágeno.

Lo peor ocurre cuando llega la tarde justo antes de quedarnos totalmente sin azúcar. El cerebro antes de perder los ahorros de energía decide provocar intensos ataques de hambre y aumento del apetito.

Te puede interesar...

Esto hará que sintamos deseos por consumir alimentos dulces y sin poder evitarlo, las personas empiezan a comer con ansiedad todo lo que encuentran a su paso, lo cual les generará un aumento de peso.

Lo ideal es que las personas desayunen antes de que hayan pasado una hora desde que se levantaron. Con esta sencilla, pero efectiva práctica, su metabolismo mejorará y se sentirán más satisfechos y con más energía para emprender su jornada laboral.

Falta de desayuno en mujeres

El hecho de brincarse el desayuno por no tener tiempo o por creer que así se podrá bajar de peso, genera las siguientes reacciones en el organismo femenino:

Aumento de la grasa en el abdomen

Cansancio y dolores musculares

Caída de cabello de raíz grasosa

Aparición de más vellos y acné

Abortos en el primer trimestre e infertilidad

Ansiedad por comer carbohidratos

 Pero nosotras no somos las únicas que sufren de este mal hábito, tu chico también podría desarrollar otros problemas por saltarse el desayuno.

Hombres sin desayunar

Aumento de la grasa del abdomen

Ronquidos al dormir (apnea del sueño)

Colesterol y triglicéridos altos

Verrugas en el cuello y las axilas

Retención de líquidos

Insomnio y dolor de cabeza

 Recuerda que debes alimentarte cinco veces al día. Tres comidas principales y dos colaciones ligeras como una fruta mediana o un yogur bajo en grasa. Tu cuerpo te lo agradecerá y tu estado anímico mejorará.

Fuente: actitudfem