San Juan 8 > Información General

“Si los vecinos no mantuviesen la defensa, ya estaría destruida”

El presidente de la vecinal de Colastiné Norte, Oscar Signe, dijo que los anillos protectores en el este y oeste del distrito tienen problemas de socavones. Denuncia falta de mantenimiento.

Mientras el río está en niveles medios o bajo las defensas de los distritos costeros quedan en el olvido, salvo para los vecinos del lugar. El presidente de la vecinal Colastiné Norte, Oscar Signe, aseguró: “Desde hace varios años que no vemos trabajos de mantenimiento en la defensa”. “De hecho a estos cortes , que los produce el agua de cada lluvia, cuando se los repara un poco es porque lo hacen los vecinos, sino la defensa estaría totalmente destruida”, aseguró.

Te puede interesar...

“Este tipo de socavones está a lo largo del anillo de la defensa de Colastiné Norte y Rincón”, aseveró el dirigente vecinalista y agregó: “Esto tiene que ver con el tránsito de vehículos sobre la defensa y la lluvia. En primer lugar el tránsito va marcando las huellas y cuando llueve el agua corre sobre esas huellas y, por consiguiente, se lleva la arena. No hay que olvidarse que estas defensas están hechas con refulado del río, por lo que son totalmente degradables ante la erosión del agua”.

Hace unos años las defensas eran deliberadamente dañadas por algunas personas que querían pasar sus lanchas. Para que el motor de la embarcación no toque el piso directamente reducían la altura del terraplén, lo que significaba un riesgo inminente. Por ese motivo se construyeron algunos cruces que permitieron que continuara la actividad recreativa sin dañar la defensa.

Pero el tránsito sobre el talud sigue siendo permanente. En ese sentido, Signe aclaró que sobre el anillo del este sólo se detectó la circulación de vehículos livianos. “Mientras que en la defensa oeste hubo tránsito pesado de las máquinas que sacaban tierra de la laguna para las obras que se están haciendo en la ruta 1”, añadió.

Uno de los puntos más críticos que muestra la defensa este es a la altura de la toma de agua. Allí se había realizado una obra de protección que constaba de un tablestacado de hormigón que estaba compuesto por varias planchas de 12 metros de profundidad unidas en la superficie. Según Signe, el problema fue que el río en ese sector “tiene cerca de 28 metros de profundidad por lo que fue erosionando por debajo de la estructura y de esa manera se fue llevando tierra y arena de la defensa que hoy presenta varios hundimientos”.

Luego de ese primer inconveniente, según Signe, se hizo un nuevo trabajo de protección de la toma y del tablestacado con bolsas de arena que contenían las planchuelas de hormigón. Sin embargo, hoy volvieron a perder su ubicación uniforme. “Eso quiere decir que el río está volviendo a erosionar por debajo del tablestacado”, aseguró Signe.

Al ser consultado sobre quién era que tenía a cargo el mantenimiento de las defensas, Signe dijo: “En eso siempre hubo controversias entre la Municipalidad y la provincia. Pero hoy lo que sabemos es que no las mantiene nadie”.

Este viernes, a las 17, el intendente de Santa Fe, José Corral, estuvo cerca del lugar recorriendo las obras que se están realizando sobre el canal Los Jazmines (ver aparte). Al ser consultado sobre quién tiene la responsabilidad del mantenimiento de las defensas, el intendente dijo: “Las obras las hizo la provincia y las tiene que mantener la provincia. Lo que nosotros hacemos es el cuidado de las defensas para que no haya un mal uso ni haya tránsito sobre ellas. Estamos poniendo guardarrailes y estamos haciendo controles. También, generamos conciencia en los vecinos para que no tengan usos que nos traigan dificultades. Hay algunos que para pasar la canoa o transitarla terminan perjudicando una defensa que es muy importante para cuidarnos de los ríos”.

“Provincia nos comentó que, a través del Ministerio de Aguas tienen una licitación para el mantenimiento general de la defensa que hay que hacerlo permanentemente. Sin embargo, sabemos que vivimos en una zona de riesgo y que ésta es, tal vez, la zona más vulnerable de la ciudad. No porque no tenga defensas, sino porque el Paraná es el río más caudaloso y con una crecida extraordinaria que dure varios días nos puede traer dificultades. Pero para eso nos preparamos”, finalizó.