San Juan 8 > Información General

Serbios se preparan con ajos y estacas contra un vampiro

Al menos eso dicen los habitantes de un pequeño poblado de aquel país. Dicen que el fantasma de un vampiro ronda por el lugar.

Hay que tener a la mano ajos, cruces y estacas: un vampiro chupasangre anda suelto. O al menos eso dicen los habitantes del pequeño poblado serbio de Zarozje, ubicado entre exuberantes laderas montañosas y bosques tan densos como espeluznantes.

Te puede interesar...

Ellos dicen que el fantasma de un vampiro ha despertado para sembrar el temor –y abrir una potencial oportunidad turística– en la remota aldea.

Concejales de la localidad pidieron a los habitantes guardar ajo en sus bolsillos y colocar cruces de madera en sus habitaciones para alejar a los vampiros. Sin embargo, la medida pareció más bien destinada a atraer a los visitantes hacia la empobrecida región fronteriza con Bosnia.

Muchos de los pobladores están conscientes de que Sava Savanovic, el vampiro más famoso de Serbia, es una leyenda. No obstante, es mejor tomarlo en serio que arriesgarse a sucumbir bajo sus colmillos.

“La historia de Sava Savanovic es una leyenda, pero cosas extrañas sucedieron en estas partes en días remotos”, dijo Milka Prokic, ama de casa de 55 años, que sostenía en una mano una cabeza de ajo y en la otra una estaca de madera, mientras una oportuna bruma emergía de las colinas cercanas. “Hemos heredado esta leyenda de nuestros ancestros y la mantuvimos viva para las jóvenes generaciones”.

Las leyendas de vampiros han tenido un lugar predominante en los Balcanes durante siglos. Destaca en particular Drácula, de la región de rumana de Transilvania. En el siglo XVIII, las leyendas algunas veces desataban la histeria colectiva e incluso, ejecuciones públicas de aquellos acusados de ser vampiros.

Se dice que Sava Savanovic, descrito por los habitantes de Zarozje como el primer vampiro de Serbia, bebía la sangre de aquellos que se acercaban a una pequeña choza en el denso bosque de roble para moler sus granos cerca del río Rogatica.

El molino de madera se derrumbó hace unos meses y esto habría enfurecido al vampiro, que ahora estaría buscando un nuevo lugar para colgar su capa.

Algunas personas aseguran haber escuchado pasos que hacen crujir las hojas secas del bosque y extraños sonidos que llegan desde las cimas de las montañas donde se supone que el vampiro murió con una afilada estaca que perforó su corazón, aunque logró sobrevivir en el espíritu de una mariposa.