San Juan 8 > País

Se redujo el tabaquismo en los jóvenes argentinos

La Encuesta Mundial de Tabaquismo en Adolescentes, realizada por el Ministerio de Salud de la Nación con el apoyo de la OPS, también concluyó que seis de cada diez entrevistados intentaron dejar de fumar en los últimos 12 meses.

El consumo de tabaco en jóvenes de entre 13 y 15 años descendió del 24,5% al 19,6% en los últimos cinco años, lo que significa que más de 30.000 adolescentes dejaron de fumar en ese período, en tanto seis de cada diez jóvenes intentaron abandonar el tabaco en los últimos 12 meses.

Te puede interesar...

Así lo refleja la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Adolescentes (EMTA), realizada en 2012 por el Ministerio de Salud de la Nación, con el apoyo del Ministerio de Educación, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

El sondeo -llevado a cabo en 2.789 alumnos de 75 escuelas de todo el país- reveló que un 17,4% de los varones y un 21,5% de las mujeres fuman. De todas formas, las cifras son inferiores a las que mostró la encuesta en su anterior edición, en 2007, cuando un 21,1% de los varones y un 27,3% de las mujeres consumían tabaco.

En tanto, el 47,5% de los estudiantes estuvieron expuestos al humo de tabaco ajeno en el hogar, mientras que el 52,5% de los adolescentes manifestó estar expuesto al humo de tabaco en espacios públicos cerrados, en incumplimiento de la Ley Nacional de Control del Tabaco, promulgada en 2011 y reglamentada en mayo de este año.

La norma prohibe el consumo de tabaco en sitios públicos, en lugares de trabajo cerrados y en transportes públicos, además de prohibir de forma amplia la publicidad, promoción y patrocinio de los productos de tabaco e incluir advertencias sanitarias con imágenes en los paquetes de cigarrillos para alertar a la población sobre los peligros del tabaco.

PROHIBICIONES

En este sentido, el 83,6% de los adolescentes encuestados dijo estar a favor de la prohibición de fumar en lugares públicos cerrados, al tiempo que disminuyó el interés de los jóvenes en empezar a fumar. En 2007, la cifra era del 28,1% y en esta nueva encuesta descendió a 23,2%. Sin embargo, el 81,5% de los entrevistados de entre 13 y 15 años de todo el país afirmaron que no se les negó la venta de cigarrillos, algo prohibido por la ley.

Por otra parte, siete de cada diez adolescentes vieron publicidad o promoción de tabaco en los puntos de venta, mientras que otro tanto advirtió mensajes antitabaco en los medios de comunicación.

En mayo último se conocieron los resultados la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Adultos (EMTA) realizada en Argentina, también con el apoyo de la OPS y el CDC de Atlanta, Estados Unidos. El trabajo mostró que uno de cada cinco argentinos fuma, mientras que el 75% de la población está a favor de aumentar los precios de los cigarrillos y un 92% apoya la legislación nacional.

EFICAZ MEDIDA DE CONTROL

Cifrada en 2.300 millones de personas, la población cubierta en todo el mundo por al menos una medida de limitación del consumo de tabaco que salva vidas se ha más que duplicado en los últimos cinco años, según el Informe OMS sobre la epidemia mundial de tabaquismo, 2013.

El número de personas abarcadas por prohibiciones de la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco, tema al que se dedica el informe de este año, aumentó en casi 400 millones de personas, que residen principalmente en países de ingresos bajos y medianos. Por otra parte, el informe muestra que hay unos 3.000 millones de personas cubiertas por campañas nacionales contra el tabaco. Gracias a ello, cientos de millones de no fumadores tienen una menor probabilidad de adquirir el hábito.

Así y todo, según el informe, para alcanzar la meta acordada a nivel mundial de reducir en un 30% el consumo de tabaco para 2025, es necesario que aumente el número de países que aplican programas integrales para combatirlo.

La prohibición de la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco es una de las medidas más eficaces para combatir su consumo. Actualmente hay 24 países, que albergan a 694 millones de personas, que han implantado prohibiciones completas, y otros cien países están a punto de prohibirlo totalmente. Sin embargo, quedan hoy 67 países que no prohiben ninguna forma de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco, ni han implantado tampoco medidas para prohibir la publicidad en los medios de difusión y la prensa nacionales.

NUESTRO PAÍS

Argentina, por su parte, reglamentó en mayo pasado la Ley Nacional de Control del Tabaco, que prohibe el consumo de tabaco en sitios públicos, en lugares de trabajo cerrados y en transportes públicos, además de prohibir de forma amplia la publicidad, promoción y patrocinio de los productos de tabaco e incluir advertencias sanitarias con imágenes en los paquetes de cigarrillos para alertar a la población sobre los peligros del tabaco.

“Si no cerramos filas y prohibimos la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco, los adolescentes y los adultos jóvenes seguirán viéndose tentados por el tabaco como consecuencia de las técnicas cada vez más agresivas que emplea la industria tabacalera”, señaló la doctora Margaret Chan, Directora General de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Todos los países tienen la responsabilidad de proteger a su población de las enfermedades, la discapacidad y las defunciones que causa el tabaco”, agregó.

Muertes y discapacidad

Según la OMS, el tabaco es la segunda causa principal de mortalidad en el mundo. Actualmente provoca una de cada 10 defunciones de adultos en todo el mundo (unos 5 millones de defunciones por año).

De mantenerse las pautas actuales de tabaquismo, el consumo de tabaco provocará unos 10 millones de defunciones por año para 2020. La mitad de las personas que en la actualidad fuman, o sea unos 650 millones de personas, morirán a causa del tabaco.

Fuente: ellitoral