San Juan 8 > Ovación

Se pone en marcha el gran desafío del Dakar

Se larga desde Lima el 35º Rally Dakar, el 5º que se disputará en Sudamérica. La legendaria prueba de resistencia tendrá 14 etapas, atravesará la Argentina y finalizará el domingo 20 de enero en Santiago de Chile.

Con medio centenar de tripulaciones argentinas, entre las 472 inscriptas, se largará desde Lima la 35ª edición del Rally Dakar –la 5ª que se desarrollará en Sudamérica– y que, en esta oportunidad, no tendrá ni principio ni fin en la Argentina, sino que terminará el domingo 20 de enero en Santiago de Chile.

Te puede interesar...

Sin embargo, al territorio nacional ingresará el viernes 11 por Jujuy para recorrer las provincias de Salta, Tucumán –donde el domingo 13 las tripulaciones tendrán el único día de descanso, con shows para el público–, Santiago del Estero, Córdoba, La Rioja y Catamarca, de la cual las máquinas saldrán el jueves 17 hacia Copiapó, Chile.

En total serán 8.432 kilómetros los que recorrerán los vehículos que lleguen al final de la exigente prueba, desde que la orden de partida se le dé al 1º auto hoy, a las 8 (hora local, las 10 de la Argentina), en playa Chorrillos, sobre el océano Pacífico.

Luego llegará la 1ª etapa, entre Lima y Pisco, distantes a 250 kilómetros, aunque sólo serán 13 los cronometrados, por lo cual habrá que esperar hasta mañana, con una etapa con comienzo y final en Pisco, de 242 kilómetros cronometrados, para que comience la batalla por la punta de la competencia.

De los dos campeones que tiene la Argentina en el Rally Dakar, sólo participará el bonaerense Marcos Patronelli (Yamaha Raptor 700), quien se coronó en 2010 en cuatriciclos, ya que su hermano, Alejandro –ganador de las dos últimas ediciones en la misma categoría–, no correrá en esta edición por cuestiones laborales.

Patronelli es el gran candidato a quedarse con la victoria y, el sanisidrense Tomás Maffei (Yamaha 700), asoma como el postulante para intentar vencer al piloto oriundo de Las Flores.

En las demás categorías no hay argentinos como candidatos a la victoria. En motos, ante la ausencia del español Marc Coma, ganador en 2009 y 2011, por una lesión en un hombro, todo parece quedar para el francés Cyril Despres (KTM 450 Rallye), vencedor en 2010 y 2012. El portugués Helder Rodrigues (Honda CRF450 Dakar X), el español Jordi Viladoms (Husqvarna TE449 RR) y el chileno Francisco Chaleco López (KTM 450 Rally Réplica) están un escalón más abajo. Por su parte, el pinamarense Javier Pizzolito, a bordo de una Honda 450, aparece como el argentino que más se puede acercar al pelotón de la punta.

Entre los autos, el francés Stéphane Peterhansel (MINI All 4 Racing), quien logró diez títulos en la historia del Dakar (seis en motos y cuatro en autos), intentará quebrar un nuevo récord y sumar su 11ª victoria.

Peterhansel ganó el año pasado con un MINI y, en esta ocasión, volverá a liderar con una de estas máquinas el equipo X-Raid, y tendrá como coequipers al catalán Nani Roma y al polaco Krzysztof Holowczyc. También darán el presente otros dos campeones: el español Carlos Sainz (en 2010, con VW Race Touareg) y el qatarí Nasser-Al Attiyah (en 2011, con otra Race Toaureg), ambos con sendos Buggy Demon Jefferies, y el sudafricano Giniel De Villiers (Toyota Hilux) quien, en 2009, en la 1ª edición sudamericana, se impusiera con una VW Race Toaureg .

Al menos para brindar espectáculo –aunque podría ser la gran sorpresa a la hora de ir por la victoria– se les sumará el excéntrico estadounidense Robby Gordon, con la imponente Hummer H3.

Entre los argentinos, los mendocinos Orlando Terranova (BMW X3 CC del equipo X-Raid) y Lucio Álvarez (Toyota Hilux), 5º en la pasada edición, asoman como los que pueden estar más cerca de los referentes de los grandes equipos. También participarán los hermanos arrecifeños José Luis y Marcos Di Palma (Toyota SW4 diesel), el bonaerense Emiliano Spataro (Renault Duster), y chaqueño Juan Manuel Silva (Volkswagen Amarok TF1 naftera).

“Habrá mayor dificultad”

El francés Etienne Lavigne, director del Dakar, aseguró que el hecho de que la 5ª edición sudamericana del Rally se largue desde Perú imprime “mayor dificultad a la competencia” y advirtió que “no por ello” la organización le hará “más fáciles las cosas a los pilotos”.

ç

Este año, la carrera se largará por 1ª vez desde Perú en un recorrido de norte a sur que, desde el arranque, llevará a los competidores a uno de los desiertos más impiadosos del planeta. “El Dakar es una competencia extrema de deporte mecánico, es el evento más duro del mundo en su categoría. No podemos cambiar el espíritu de la competencia: es una prueba difícil”, recalcó Lavigne.

“No hay dudas de que el nivel de dificultad de este Dakar está en un lugar diferente, porque antes íbamos de menor a mayor, es decir en ascenso pero, esta vez, será al revés”, recalcó el francés.

El desierto peruano es completamente diferente al chileno, ya que la temperatura ambiente supera los 40º C contra los 25 del trasandino; el viento y las tormentas de arena son una constante y, las dunas –con cortadas bruscas e imperceptibles al ser todas de un color uniforme– confunden y exigen un altísimo nivel de concentración a los pilotos.

“Por eso, empezar en Perú es empezar con un gran nivel de dificultad. Otra característica saliente que tendrá el Dakar de este año es que los especiales de las 14 etapas –los tramos cronometrados–, “serán más largos y con temperaturas altas”, concluyó Lavigne.