San Juan 8 > Policiales

Se cumplen dos años del crimen de Candela y hay sólo un detenido

Hay un solo preso, Leonardo Jara, quien está sospechado de seducir a la niña para llevarla a su trampa mortal. Bermúdez está acusado de asfixiarla pero sigue libre. 

Se trata de Leonardo Jara, de 34 años, quien a pesar de no estar preso por el crimen de la nena sigue imputado por el homicidio al igual que Hugo Bermúdez, de 53.

Te puede interesar...

Es que en junio, la Sala III de la Cámara de Apelaciones de Morón revocó la prisión preventiva de ambos dispuesta por el juez de Garantías Gustavo Robles, a pedido del fiscal de Instrucción Mario Ferrario, quienes los acusaron de la "privación ilegal seguida de muerte" de Candela.

Fuentes judiciales informaron que esta decisión implicó que Bermúdez recuperara su libertad aunque Jara siguió detenido por otro homicidio cometido antes del de la niña.

Los mismos voceros señalaron que el fallo de la Cámara sólo dejó sin efecto las medidas de coerción, por lo que tanto Jara como Bermúdez continúan formalmente imputados del crimen de Candela.

"Estamos esperanzados en que Casación reordene el proceso en su totalidad para que la Justicia les dé respuestas a Carola (Labrador, madre de Candela) y a la sociedad", dijo Fernando Burlando, abogado de la familia de la víctima.

La fiscalía y el particular damnificado sostienen la acusación de que Bermúdez es el autor material del homicidio mediante asfixia, y que Jara "sedujo" a la niña para luego capturarla y hacerle una llamada amenazante a la tía de la víctima.

Candela fue vista con vida por última vez el 22 de agosto de 2011, cuando esperaba a unas amigas para ir a la reunión del grupo de boy scouts al que pertenecía, y el 31 de agosto apareció asfixiada dentro de una bolsa, a 30 cuadras de su casa.

fuente: Infobae

Por el caso, además de Bermúdez y Jara, estuvieron detenidos Héctor "Topo" Moreyra (44), Guillermo López (31), Fabián Gómez (42), Alberto Espínola (31), Néstor Altamirano (55) y Gladys Cabrera (42).

A Moreyra se lo acusaba de haber contratado al resto de la banda para vengarse del padre de Candela; a Gómez y Espínola, de dar "apoyo logístico"; y a Cabrera y Altamirano, de haber "cuidado" a la niña.

En abril de 2012, la misma sala de la Cámara de Apelaciones decretó la nulidad parcial del proceso, ordenó liberar a todos los detenidos y apartó al juez de Garantías Alfredo Meade.

Luego, también fue separado el fiscal Marcelo Tavolaro y Ferrario apartó a la Policía bonaerense de la investigación, ya que su actuación fue muy cuestionada.