San Juan 8 > País

Se anticipa un año complicado entre gremios y el Gobierno por aumento de salarios

Moyano ya anticipó que pedirá aumentos del 30%. Los sindicatos oficialistas tampoco aceptarán el techo del 30% que propone la Casa Rosada.

Apenas comenzó el año y el debate por salarios, que ya está sobre la mesa, se anticipa complicado. Sobre todo porque existe la certeza de que ninguno de los sectores gremiales, ni los más oficialistas, aceptará el tope salarial que sugerirá el Gobierno, ubicado entre el 18 y el 20%, para evitar que se disparen algunas variables económicas.

Te puede interesar...

La mayoría de los sindicalistas consultados coincidieron en que no reclamarán menos del 25%. Algunos gremios clave, como Camioneros, analizan pedir un aumento de entre 27% y 30% , en consonancia con las previsiones inflacionarias que hicieron consultoras privadas, según publicó el diario "Clarín".

Hugo Moyano, titular de la CGT Azopardo, actualmente enfrentado con la Casa Rosada, sostuvo que el Gobierno está aplicando "recetas ortodoxas" del FMI, como el congelamiento salarial, "algo que se suma a la gran cantidad de plata de los trabajadores que se lleva el Estado por el mínimo no imponible y a los aumentos en el transporte, las naftas y los impuestos".

Otros dirigentes gremiales advirtieron que intentarán imponer acuerdos con "cláusula gatillo", esto es, establecer una pauta que permita reabrir la discusión en caso de un desborde inflacionario.

En la misma línea se ubicó Ricardo Pignanelli, titular de Smata. El gremio mecánico ya reclama negociar salarios en forma semestral, y rechazó públicamente la posibilidad de poner un techo en torno al 20%.

Para el Gobierno, un problema mayor que las paritarias es el malestar que genera el Impuesto a las Ganancias. La Presidenta le prometió a la CGT Balcarce que solucionará el tema durante enero de 2013.

"Hay que resolver esa tenaza sobre los sueldos que representa Ganancias", advirtió Juan Carlos Schmid (dragado y balizamiento), uno de los hombres de confianza de Moyano.

Oscar Lescano, titular del gremio de Luz y Fuerza y una de las figuras de la CGT oficialista, es otro de los que opina que no se puede hablar de paritarias si no se arregla el tema Ganancias. También insistió en que no aceptará un techo salarial, a menos que los empresarios se comprometan a no subir los precios.

Daniel Funes de Rioja, uno de los vicepresidentes de la UIA y titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), no descartó la posibilidad de algún acuerdo de contención de precios en el marco de un pacto social. "No encontrar caminos para los entendimientos puede tener un costo más alto", aseguró