San Juan
Jueves 02 de Agosto de 2018

UNSJ: roles cambiados, política y sueldos por las nubes

El rector Nasisi fue elegido para garantizar la formación de los alumnos, pero increíblemente se convirtió en gremialista junto a sus colaboradores y convocaron a un paro para no comenzar el segundo semestre.


"No perder el horizonte", reza el consejo para tener éxito tarde o temprano. En la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ) pasa todo lo contrario. Quien fue elegido para garantizar su funcionamiento y que los alumnos aprendan, se puso al frente de un paro y como el motor principal para que en las aulas no haya actividad normal en señal de protesta a la Rosada. Cuestionado por dos casos judiciales que se encaminan a costarle millones de pesos a la casa de altos estudios y los altos haberes que cobra junto a sus subordinados de Gabinete, Oscar Nasisi mostró la contracara de un rector de la unidad académica.


Se confundió por torpeza o lo hizo queriendo. Su condición de ingeniero y sus años de experiencia al frente de la UNSJ permiten concluir lo segundo.



Porque la Nación se está demorando en mandar los fondos y eso trae dificultades para hacer funcionar el único aparato universitario público de San Juan, el rector se calzó el traje de gremialista y llamó esta semana a la prensa para decirle cuál es su nuevo rol. Sí, el de un dirigente que invita a los empleados que conduce a paralizar las actividades y que nada funcione.


Se olvida que no es rector por obra y gracia de la lapicera que la ley le permite usar para designar a los secretarios que lo acompañan en su gestión. Lo es porque los estamentos universitarios eligieron su oferta para gobernar la UNSJ. Y eso implica el esfuerzo por asegurarles a los alumnos que podrán tomar clases en la escuela secundaria o en la facultad y desandar el largo camino de llegar a ser profesional.


Los estudiantes también votan. Son los mismos a los que él y los otros candidatos les hablaron y atosigaron con proyectos que entusiasmaban en campaña. Nada les dijo de su flamante papel de urgencia de dirigente sindical. Claro, no podía. Sabe que eso va en contra de la institucionalidad que tanto se reclama desde la casa de estudios y contra la naturaleza más básica del sillón que ocupa en el edificio de calle Mitre.

El voto de confianza estudiantil no será pagado con medidas para tratar de asegurar que las aulas abran sus puertas. Nasisi resolvió hacerlo con la arenga dirigida a docentes y personal administrativo, para que se queden en sus casas y se olviden de los alumnos y la necesidad de no perder más días de clases. El resultado podría ser ni más ni menos que perder el año o completarlo a duras penas, con el consecuente pase de factura en la calidad educativa.

El rector convocó a una conferencia de prensa con su equipo y la cúpula del gremio Adicus, para comunicar que las clases del segundo semestre no se iniciarán. Dijo que la política de Mauricio Macri es vaciar las universidades públicas y que hay un atraso de 5 meses en el envío de fondos.

Es cierto, la situación es crítica. Y es cada vez más difícil atender la inversión que implica una cantera de profesionales. Pero también es cierto que se hace mucho más difícil cuando quien debe contrarrestar esos efectos, decide clausurar el derecho de un joven de ir a estudiar.

Nasisi se pasó a la vereda sindical en medio de fuertes cuestionamientos por dos causas judiciales que a la UNSJ le van a costar millones de pesos. Fondos que pegarán fuerte en el presupuesto, más en un contexto de crisis.

Está procesado por la Justicia Federal por la muerte del estudiante Fernando Reinoso en 2010. Nasisi era el mandamás de Ingeniería, no ordenó reparar las instalaciones eléctricas de Agrimensura a pesar de que se lo habían advertido, el alumno falleció electrocutado y ya se sabe que su propia negligencia le costará a la UNSJ, al menos, 3.400.000 millones de pesos.

La otra es la de Rudolph y Mattar, los ingenieros echados y denunciados por Tulio Del Bono en los 90' y absueltos después por la Justicia. Le dijeron a Nasisi que bastaba con pedir disculpas públicamente para reparar el daño, pero nunca obtuvieron respuesta y la demanda va por una cifra bastante más abultada que la anterior.


En medio de tanto revuelo, es fácil tentarse con la idea de ponerse al frente de un plan de lucha y mostrar "toda su solidaridad" con docentes y administrativos. Son más de 5.000 que van al cuarto oscuro.


Nasisi va por su segundo mandato, no puede repetir y en su entorno han reconocido más de una vez que tiene ganas de jugar en la política partidaria por un cargo púbico. Y congraciarse con los trabajadores universitarios, aun cuando implique despreciar a los estudiantes, podría llevar a cualquiera a soñar que ese caudal ayudaría a ganar un escaño de diputado provincial o nacional o algún cargo ejecutivo que esté en su listado de aspiraciones. Sin sacar cuentas, claro, de lo que pueden restar los alumnos que se sientan desamparados y sus padres.



A todo esto, en momentos de crisis y achicamiento presupuestario, en la UNSJ no sobran los gestos de sus autoridades. Nasisi y su equipo siguen teniendo sueldos exorbitantes, de esos que escandalizan cuando el líder abandona la función que le confiaron y actúa sólo movido por intereses que van más allá de la responsabilidad de principal custodio de los estudiantes y su formación.



Fuentes de la UNSJ aseguraron que el rector Nasisi tiene un sueldo bruto de 201.740 pesos, la vicerrectora embolsa algo más de 187.000 y cada uno de los ocho secretarios que tiene en el Gabinete están por encima de los 152.000, sin contar los adicionales por título que perciben. El equipo completo suma casi 21 millones al año.



Ese dinero se terminará yendo al bolsillo de autoridades que alientan la idea de bajar la persiana por tiempo indeterminado, sin siquiera un plan para recuperar el tiempo que se pueda perder mientras dure la puja con la gestión macrista. Cualquiera de esos sueldos está muy por encima de los 103.000 pesos que cobra un ministro provincial y es equivalente a 21 casas del IPV o a lo que costaría hacer 35 modernas aulas para 100 alumnos.

Comentarios