San Juan
Miércoles 03 de Octubre de 2018

Una jueza estaba en la mira de la Corte por morosa y agresiva, pero se jubila sin sanciones

Se trata de la titular del 7mo Juzgado Civil, María Elena Videla, quien quedó en el ojo de la tormenta por una denuncia por agresiones reiteradas por parte de sus empleados. La auditoría la había hundido más, pero ahora los trámites jubilatorias la harán zafar de un escarmiento.

María Elena Videla es la titular del Juzgado Civil N° 7, quien estuvo acusada de maltratos y morosidad en las causas en febrero de este año, se jubila y se va a su casa con el 82% móvil de su salario, y sin castigo por sus faltas. La jueza que protagonizó uno de los mayores escándalos en Tribunales, durante este año, presentó la renuncia, en el marco del proceso de retiro. Si bien, la mujer estaba suspendida con goce de haberes desde agosto; comenzará a recibir el aporte jubilatorio sobre los últimos días de 2018. Luego de que se despida formalmente de su despacho, el Consejo de la Magistratura deberá llamar a concurso para ocupar su puesto.



El sumario que se le inició por las denuncias de maltrato laboral que recibió en febrero pasado, se extenderá más de la cuenta por la maniobra de defensa de la jueza. Tantos testimonios ofreció que la investigación por sus maniobras podría culminar recién el año próximo. Por esta razón, fuentes judiciales sostienen que se despedirá de su cargo sin algún tipo de sanción.


Leé: Escándalo en Tribunales por la denuncia de maltrato contra una jueza


Así salieron a la luz las falencias de la jueza

Esto comenzó cuando una auditoría general sorprendía a varios juzgados del Palacio hace seis meses. De esa situación salieron a la luz las falencias que había en el 7mo Juzgado Civil a cargo de Videla. Esto dio pie a que comenzaran las internas y la responsable de esa dependencia terminase culpando a sus empleados de tamaña situación. Es que se había advertido que el juzgado estaba atrasado con sentencias sin resolver y otros temas relevantes. Como el clima de trabajo era muy malo y los empleados estaban angustiados por esta situación, la Unión Judicial (que preside Sebastián López) comenzó un proceso de contención a sabiendas del miedo que genera denunciar a una autoridad judicial.



Por la gravedad que revestía el asunto en cuestión, la Corte de Justicia dio lugar a la apertura de un sumario administrativo para investigar la situación. Esto generó que las asperezas se acrecentaran aún más y que la situación se tornara incontenible.



Finalemente, la Sala de Superintendencia de la Corte de Justicia, conformada por Humberto Medina Pala, Adolfo Caballero y Abel Soria Vega llevó a cabo la instrucción de este proceso administrativo. La jueza fue suspendida de sus funciones hasta tanto no esté listo el informe del sumario, pero esto podría ocurrir cuando ella ya esté gozando de su jubilación.

Comentarios