San Juan
Jueves 23 de Agosto de 2018

Un miembro de la Corte de Justicia le puso fecha a su retiro

Abel Soria Vega les aseguró a sus compañeros que se quiere ir en marzo, cuando deje de ser el presidente del cuerpo. Evalúa presentar la renuncia condicionada en los próximos dos meses, para darle tiempo al trámite de su jubilación.

A comienzos de este año dijo que su ciclo estaba terminado, pero no habló de plazos. Ahora, por primera vez, le puso fecha a su alejamiento. En el programa Estudio 8 revelaron que Abel Soria Vega les dijo a sus compañeros de la Corte de Justicia que su intención es irse en marzo próximo, justo cuando deja de ser el presidente del cuerpo. Se marchará como jubilado y como ese trámite lleva varios meses, planea dar el primero paso con su renuncia condicionada en septiembre u octubre.

Soria Vega es uno los integrantes de la vieja guardia de la Corte de Justicia, la que se ganó duros cuestionamientos por la inacción y hasta indiferencia que mostró para revertir el mal funcionamiento del Poder Judicial de San Juan. Ahora, con sus dichos en la intimidad de las oficinas del segundo piso del palacio judicial, va camino a convertirse dentro de poco en un excortista.

"Me quiero ir en marzo", aseguran en Tribunales que Abel Soria Vega les confió a sus pares. Él hace cuentas. Para irse en esa fecha con la jubilación del 82 por ciento móvil bajo el brazo necesita renunciar en forma condicionada a obtener ese beneficio y ateniendo a que el expediente previsional tarda en salir entre 4 y 5 meses, está considerando elevar su dimisión el mes que viene o el siguiente. En ese caso, continuaría en el sillón hasta que la Anses le dé el OK.

Soria Vega lleva más de 20 años en el máximo tribunal de la provincia, tiempo en el que mayoritariamente compartió escenario con Carlos Balaguer, Juan Carlos Caballero Vidal, Adolfo Caballero y Humberto Medina Palá. Tiene el récord de permanencia, a pesar de las críticas que les llovieron por concentrarse más en acomodar parientes y amigos, que en tomar medidas para atemperar la morosidad en la resolución de causas de todos los fueros y cambiar un aparato judicial que hace rato quedó obsoleto.

Con la comunidad judicial pidiendo cambio a gritos, el primer en dejar su cargo en la Corte fue Balaguer y su lugar lo ocupó Guillermo De Sanctis. Caballero Vidal también siguió ese camino acorralado por un juicio por delitos de lesa humanidad en su contra y la vacante que dejó la ocupó Adriana García, la primera mujer en llegar a la cúspide judicial local.

Caballero renunció hace unos meses y está esperando que de un momento a otro el organismo previsional nacional le apruebe la jubilación, para dejar el cargo en forma definitiva. Mientras que Medina Palá amaga desde años, pero no concreta la salida.

Con Caballero primero y Soria Vega después, se habrán renovado 4 de los 5 lugares que componen la Corte de Justicia. Nadie se anima arriesgar cuándo será pleno el recambio, aunque en el segundo piso del edificio 25 de Mayo creen que los retiros de los dos anteriores y la posibilidad de que el Gobierno de Mauricio Macri modifique las condiciones jubilatorias de los jueces, podrían ser clave para terminar de convencer a Media Palá a dar el paso que le falta.

Comentarios