San Juan
Viernes 13 de Julio de 2018

Testimonio exclusivo:dueños de la tierra de dinosaurios

Los hermanos Leyes forman parte de la historia del mundo. Los terrenos en "Balde de Leyes" se han convertido en un yacimiento paleontológico tan importante como Ischigualasto y ellos son los propietarios.

Luciano Leyes, es uno de los cinco propietarios de los terrenos en Balde de Leyes, el lugar que por estos días fue noticia internacional al encontrarse allí los restos del dinosaurio más grande y viejo de la historia. Con la particularidad de la vida de un hombre de campo, Leyes no puede creer la trascendencia que tuvo el descubrimiento científico en tierras de su propiedad.

La zona pertenece a su familia, pero jamás pensó que aquella geografía, localizada al sudeste de San Juan, en Caucete, contuviera una parte tan rica de la historia del mundo. "Allí trabajamos con los animales. La comunicación es muy poca, casi nula, sólo tenemos la red del Gobierno. Estamos muy alejados de todo. Y nunca pensamos que había semejante tesoro", contó Leyes en exclusiva a Canal 8.


Embed


En la intimidad de su casa, en 9 de Julio, adonde se mudó con su familia porque su hijo comenzaba la escuela, el hombre que se crío entre los fósiles de animales más antiguos de la historia contó cómo fue que descubrió a "Lucianovenator bonoi", espécimen que dio origen a las aves y es el único en Sudamérica.

"En una oportunidad fuimos al campo con mi hermano, que ya falleció, y vimos en una roca algo. Le dije "mirá, eso parece un animal dibujado con tiza", pero nunca le dimos importancia. Una vez que me quedé sin pasto para los animales me dijeron que vaya a ver a Martínez.

Leé: Uñac recibió a los descubridores del dinosaurio gigante más antiguo del mundo

Fue en el 2017, mientras charlábamos le conté lo que vi y dónde. Él después fue y un día me llamó para decirme que vaya a ver lo que habían encontrado, jamás pensé que era un dinosaurio", contó Leyes. Ese Martínez a que hace referencia Luciano, y del que habla como un amigo, es Ricardo Martínez, uno de los investigadores del Instituto y Museo de Ciencias Naturales (IMCN) de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la UNSJ que es parte de estos importantes descubrimientos para San Juan y el mundo de la paleontología. "Cuando fui me dijo que le iban a poner mi nombre ("Lucianovenator"), yo quería que llevara el de mi hermano, pero me dijeron que debía ser una persona viva. La verdad que es todo un honor", sostuvo este baqueano que recibió al equipo de Canal 8 con mate y semitas.

Leé: Tras el hallazgo del gigante, quieren hacer el circuito del dinosaurio en San Juan

Leyes contó que ahí encontraron una tortuga y que los investigadores habían visto huesos más grandes, pero todavía no sabían que era. "Me enteré por la tele de este último, que era del tamaño de tres elefantes", dijo asombrado el propietario de la cuna de los dinosaurios. A raíz del descubrimiento del "Ingentia Prima", los ojos del mundo se focalizaron en este yacimiento, ubicado a tan sólo 120 kilómetros de la capital sanjuanina.

La doctora Cecilia Apaldetti, investigadora del Instituto y Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de San Juan (IMCN) y del CONICET, afirmó que "esta nueva especie muestra una estrategia de crecimiento desconocida hasta ahora e indica que el origen del gigantismo se produjo mucho antes de lo que se pensaba".


Leé: Para el paleontólogo Ricardo Martínez, Balde de Leyes es casi tan importante como Ischigualasto


"Antes de este descubrimiento, se consideraba que el gigantismo había surgido durante el período Jurásico, hace 180 millones de años aproximadamente, pero Ingentia prima vivió a fines del Triásico, entre los 210 y 205 millones de años", precisó la autora principal del estudio que se publicó en la prestigiosa revista Nature Ecology & Evolution.

Comentarios