Comscore

SAN JUAN

San Juan le rindió homenaje al maestro de América, a 209 años de su nacimiento

En un acto en su casa natal, se recordó el legado de uno de los sanjuaninos más destacados de la provincia. El amor por los animales, es una de las facetas pocos conocidas del prócer.

Cada 15 de febrero se recuerda un año más del natalicio del prócer sanjuanino Domingo Faustino Sarmiento: educador, político, periodista, militar, estadista y escritor.

En Capital, se encuentra la casa en la que nació Domingo Faustino y que luego fuera declarada Primer Monumento Histórico Nacional, de acuerdo a la Ley Nacional N° 7062, el 7 de septiembre de 1910, abriendo sus puertas el 4 de abril de 1911. Hoy se la conoce como "Museo y Biblioteca Casa Natal de Sarmiento".

Antiguamente las calles en donde se encuentra hoy el Museo Casa Natal tenían otros nombres. En la época de Sarmiento la Avenida Libertador se llamaba Estado Oriental y la calle Sarmiento era denominada Ecuador.

En ese lugar se conmemoró este sábado un nuevo natalicio del prócer, con la presencia del ministro de Educación, Felipe de los Ríos; el ministro de Minería, Carlos Astudillo, diputados provinciales y demás autoridades.

Sarmiento, un capitalino excepcional

Hijo de José Clemente Sarmiento y Paula Albarracín, Sarmiento nació en realidad el 14 de febrero de 1811. Pero en esa época era normal decir que la persona había nacido el día en que era asentada en un acta eclesiástica. Por eso se toma como legal el 15 de ese mes.

Cuando nació se llamaba Faustino Valentín, debido a esa vieja costumbre de colocar a las personas el nombre que figuraba en el día del calendario gregoriano. Con el paso del tiempo él decidió cambiar su nombre y hay varias razones que llevaron a que eso suceda. Doña Paula era devota de Santo Domingo, que su iglesia se encuentra históricamente a una cuadra de la casa, y tenía dos hermanos sacerdotes de la Orden de los Dominicos. Además, Sarmiento en “Recuerdos de Provincia” destacó que siendo niño solían decirle “Dominguito” de manera cariñosa. Esto llevó a que cuando creció, él solo cambie la manera de escribir su nombre y comience a firmar como Domingo Faustino Sarmiento que es como se lo conoce hoy en día.

“Su papel fue fundamental por varios motivos: por sus ideas, que lo convierten en un pionero; por sus acciones, ya que decide llevar estas ideas a cabo y porque su destacada figura impregnó a la sociedad argentina en la tarea de proteger a los animales”, resumió a Urich, autora del libro “Los perritos bandidos. La ley de protección de animales” que recorre el proceso histórico de la sanción de la ley Sarmiento y la ley Perón, y se adentra en la historia del movimiento proteccionista iniciado tras el legado del hombre que murió por una insuficiencia cardíaca el 11 de septiembre de 1888 en Asunción del Paraguay.

Sarmiento en el proteccionismo argentino

Sobre su tarea pro animales, la autora asegura que la obra de Sarmiento no fue individual ya que actuó dentro de una asociación civil a la que promovió y alentó. “Era la sociedad la que se movilizaba: de hecho él no fue el creador de la Sociedad Argentina Protectora de los Animales (SAPA) sino un integrante más, convocado a participar una vez que la asociación ya estuvo en funcionamiento y con un destino incierto”, dice y amplía: “Sarmiento logró sacarla adelante organizándola como si fuera un pequeño país: se encargó de pensar cuáles eran los límites y las obligaciones de la SAPA, investigó qué tipo de legislación regía en Argentina y de qué modo se impulsarían las leyes que faltaban. Además, pensó en cómo se lograría el apoyo y la simpatía para que las ideas ‘civilizadoras’ —remarca— se difundieran e impregnaran a una sociedad que se modernizaba rápidamente. No dejó de pensar en cuáles serían los mecanismos para dar a conocer estas ideas”.

Esas ideas incluyeron, detalla Urich: el surgimiento de las primeras investigaciones sobre la situación social de los animales en el país y en el exterior, las identificación para los protectores, la promoción de caminatas de protesta y visibilización de la problemática, la junta de firmas, la publicación de artículos periodísticos y la presentación de reclamos y de proyectos legislativos con la idea de proteger a los animales.

Con información de Municipalidad de la Capital e Infobae